La desidia y la dejadez de algunos humanos es la verdadera causante de este incendio de graves consecuencias ambientales y humanas. Imagen: 20 Minutos

Neumáticos a fuego lento en Seseña

El Quiñón de Seseña ha sido conocido durante años a causa del escandalo de la burbuja inmobiliaria (si, hasta los cangrejos de río conocemos eso). Esta urbanización, casi desierta durante algunos años, es conocida ahora por el incendio de un vertedero de neumáticos que la ahúma.

PUBLICIDAD

Años de delitos e incompetencia

En la década de los 90 comenzó a usarse ese lugar como almacenamiento previo y temporal para el posterior tratamiento de neumáticos usados. Pero el reciclaje y tratamiento nunca llegó y acabó por convertirse en el vertedero de neumáticos más grande de España e incluso de Europa.

Los pisos estarían bien, pero las vistas a la montaña de neumáticos deja mucho que desear. Imagen: Izquierda Unida-Toledo
Los pisos estarían bien, pero las vistas a la montaña de neumáticos deja mucho que desear.
Imagen: Izquierda Unida-Toledo

La primera denuncia al SEPRONA a causa de las casi 100.000 hectáreas de montañas de neumáticos llegó en 2001; pero no fue la única. Entre 2001 y 2005 hubo 4 expedientes sancionadores a la empresa que gestionaba el supuesto vertedero temporal; los 4 fueron ignorados y finalmente en 2005 se declara el vertedero ilegal y se detiene al dueño.

Tras unos pocos meses en la cárcel las cosas no cambiaron. La empresa, que lógicamente se tendría que haber hecho cargo de la montaña de neumáticos situada entre las localidades de Seseña en Toledo y Valdemoro en Madrid, abandonó el vertedero a su suerte y la pelota fue a caer al tejado de las Administraciones Públicas (en mi cabeza de cangrejo no cabe la razón de porqué tienen que pagar los demás los delitos de otro).

La pereza o pasotismo de las administraciones y el cambio de gobierno en Castilla la Mancha dejaron de lado este peligro medioambiental (total estaba en la mitad de la nada frente a una urbanización, originariamente, semidesertica) a la espera de que la solución bajara del cielo o que las miles de toneladas de caucho artificial desaparecieran por arte de magia.

Un suceso esperado en Seseña

Y la solución llegó en forma de fuego, el pasado viernes 13 (parece que buscaron la fecha a posta) la montaña de caucho comenzó a arder. Y la mejor parte de todo es que el incendio ha llegado cuándo la Comunidad de Madrid, la Junta de Castilla la Mancha y el MAGRAMA estaba a punto de alcanzar un acuerdo para la gestión de los neumáticos desechados.

No solo los humanos de Seseña están preocupados por las consecuencias del incendio; las cenizas y el humo pueden llegar a otras poblaciones como Valdemoro. Imagen: El Diario
No solo los humanos de Seseña están preocupados por las consecuencias del incendio; las cenizas y el humo pueden llegar a otras poblaciones como Valdemoro.
Imagen: El Diario

Es probable que algún Homo sapiens, harto de timos administrativos, haya provocado el incendio puesto que se han identificado tres focos diferentes y el caucho, sobre todo mojado, arde con bastante dificultad. Pero la misma dificultad que tiene para prenderse fuego, la tiene para apagarse.

La enorme nube de humo y el peligro para los habitantes que en los últimos años han ido poblando la urbanización, hizo necesaria su evacuación. Ahora, con el fuego controlado, la gente ha vuelto temerosa a sus hogares. Pero el vertedero de Seseña sigue ardiendo y posiblemente tardará en apagarse completamente unos cuantos días más.

Los efectos de un vertedero en llamas

Como siempre, es ahora cuándo los políticos humanos se echan las manos a la cabeza y se culpan los unos a los otros de los sucedido (fíjate, lo mismo que cuando el Prestige y otras tantas catástrofes humanas y ambientales). Ahora es cuando corre prisa buscar una solución a los restos quemados y sin quemar del vertedero; y es ahora cuando los ojos se vuelven a los otros 15 vertederos de neumáticos similares al de Seseña que hay en España.

La desidia y la dejadez de algunos humanos es la verdadera causante de este incendio de graves consecuencias ambientales y humanas. Imagen: 20 Minutos
La desidia y la dejadez de algunos humanos es la verdadera causante de este incendio de graves consecuencias ambientales y humanas.
Imagen: 20 Minutos

Mientras unos se gruñen los usos a los otros, hay gente con miedo a volver a sus casas y preocupada, de verdad, por las consecuencias del incendio y de los años y años de neumáticos acumulados. ¿Cuales son los efectos?

  • Emisiones de partículas, en forma de ceniza, y gases a la atmósfera.
  • El agua utilizada para la extinción arrastra sustancias contaminantes (aceites, hidrocarburos aromáticos, metales pesados, etc.) que acaban en los suelos y en aguas subterráneas.
  • Cortes de vías de comunicación a causa de la nube de humo.
  • Las sustancias emitidas provocan daños a en la salud del ser humano y los seres vivos en general. Muchas de las sustancias son cancerígenas, provocan daños en el sistema respiratorio y digestivo e incluso trastornos oculares.

Seseña es sólo un ejemplo de lo que puede ocurrir en los otros vertederos de neumáticos. Esperemos que antes de que los demás lleguen a arder se tome en serio la correcta gestión y el reciclaje de todo ese caucho.

Fuentes: El País, Europa Press, Ecologistas en Acción y EcoPortal.

PUBLICIDAD

Un comentario en “Neumáticos a fuego lento en Seseña

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario