La peste del cangrejo acaba con todo

La peste del cangrejo, traída a Europa por Charlie the Mudbug y sus secuaces, ha destrozado los hogares de los cangrejos de río tanto de mi especie (Austropotamobius pallipes) como de la especie europea (Astacus astacus) desde su llegada al continente. Se calcula que, tan sólo entre los años 1984 y 1986, se perdió la mitad de la población de cangrejo de río ibérico a causa de la peste. Hoy te explico bien qué es esta maldita enfermedad y cómo nos afecta.

PUBLICIDAD

El hongo que nos trae de cabeza

Esta es la vista al microscopio del hongo que provoca la peste del cangrejo. Imagen: Artes de Pesca
Vista al microscopio del hongo que provoca la peste del cangrejo.
Imagen: Artes de Pesca

Cangrejos portadores

El Aphanomyces astaci es un hongo procedente de Estados Unidos que parasita exclusivamente a los cangrejos de río. Pero no afecta a todos los cangrejos de río por igual: los malditos cangrejos rojos y cangrejos señal apenas sufren la enfermedad y sus tasas de supervivencia son muy altas, lo que los hace portadores. En cambio, en el caso de mi especie, la tasa de mortalidad a causa de la peste del cangrejo es del 100%; una vez que el hongo infecta una población, ésta está condenada.

Otros vectores de la infección son algunos peces que migran, los humanos y los instrumentos de pesca que no han sido desinfectados correctamente. Aunque se ha comprobado que es más complicado que cualquiera de estos transmita la peste del cangrejo, ya que se ha visto que las esporas no son resistentes y no duran más de dos o tres días si no es en un cangrejo hospedador.

Aquí está la personificación de la maldad repartiendo peste por dónde va. Imagen: MikeMurphy
Aquí está la personificación de la maldad repartiendo peste por donde va.
Imagen: MikeMurphy

Cómo enferma un cangrejo

Los científicos que investigan la peste del cangrejo han descubierto que somos más vulnerables en época de estrés. Y dirás: Manu, ¿cómo pinzas puede estar un cangrejo estresado? A pesar de parecer seres muy tranquilos, cuando llega la época de muda (entre junio y julio) y la de apareamiento (de octubre a noviembre) se nos vuelve el mundo del revés: las preocupaciones por estar sin la protección de nuestro exoesqueleto y lo complicado que resulta a veces ligar con las hembras nos afecta mucho.

La infección comienza siempre en la cutícula no esclerotizada (aún sin endurecer) o en zonas dañadas del exoesqueleto. Las esporas del hongo se instalan en la cutícula y comienzan a desarrollarse hacia el interior de la misma haciendo que se ablande y se vuelva más frágil. Si el cangrejo consigue sobrevivir con un exoesqueleto con esas características, el hongo invade todo el interior del cangrejo provocándole la muerte (me dan escalofríos sólo de pensar en ello).

¿Hay solución para la peste del cangrejo?

La única forma de saber que un cangrejo está infectado por el Aphanomices astaci es analizarlo después de muerto. Así que, una vez la peste del cangrejo hace enfermar a uno, el resto de la población tardará poco en contagiarse y desaparecer (que hayamos llegado a esta situación a causa de ese desgraciado de Charlie the Mudbug…). De esta manera cualquier tratamiento se hace imposible.

Así es como me gustaría ver a Charlie the Mudbug y a sus secuaces. ¡Me haría tan feliz! Imagen: B. A. (La Opinión de Zamora)
Así es como me gustaría ver a Charlie the Mudbug y a sus secuaces. ¡Me haría tan feliz! Imagen: B. A. (La Opinión de Zamora)

Se ha investigado el uso de fungicidas en cangrejos sanos para evitar el contagio (nos untan como los humanos en crema solar) resultando efectivo. El problema está en que el uso de estos fungicidas puede afectar a otros hongos que no conviene eliminar, así que queda tachado de la lista de posibles remedios.

De esta manera sólo queda una opción: la caza y recolección de todos los cangrejos señal y rojos de los ríos y su posterior deportación de manera urgente. Esta sería la única forma de prevenir que la peste del cangrejo y los apestados primos americanos dejen de expandirse en nuestros ríos.

Sólo me queda decir una cosa antes de despedirme hasta la próxima: ¡¡Charlie, go home!!

PUBLICIDAD

Un comentario en “La peste del cangrejo acaba con todo

Deja un comentario