Soy Manu el cangrejo y esta es mi historia

Rompamos el hielo: me llamo Manu

¡Hola a todos!

PUBLICIDAD

Algunos ya me conoceréis porque me estoy aficionando a las redes sociales y comparto cosillas de vez en cuando en Facebook y Twitter. Pero para los que no me hayan leído nunca, me presento. Soy Manu, un cangrejo ibérico. Los científicos me llaman Austropotamobius pallipes y aún discuten si ponerme el apellido Lusitanicus, Italicus o dejarme sin él, mientras que los que me conocen de siempre me llaman cangrejo de río (cosas raras de los humanos). Por eso pienso que es mejor para todos que lo dejemos en Manu.

Soy Manu el cangrejo y esta es mi historia
Me gusta la hierba fresquita bajo mis patas, esos pequeños placeres de cangrejo.

Aunque en los últimos días he descubierto que soy un tío muy social, no penséis que creo este blog sólo para hacer amigos. Mi única misión es sobrevivir y ver cómo mi especie vuelve a sus días dorados.

 

Soy Manu y esta es mi historia

Tengo mi casa en la orilla de un río de aguas tranquilas y limpias, en un agujero con un montón de grava y piedrecillas alrededor para poder esconderme de mis enemigos y cazar algunas de mis comidas favoritas, como los alevines o las larvas (mmm, qué ricas están las larvas para cenar…).

Antes, los de mi especie vivíamos en casi todos los ríos de la Península Ibérica, pero a medida que las aguas se fueron contaminando mis hermanos y primos fueron desapareciendo. Por si fuera poco, todo fue a peor cuando en los 70 apareció en nuestro territorio un tal Charlie con su familia de cangrejos rojos americanos y  sus colegas los cangrejo señal. No sólo nos quitaron nuestras casas quedándose todos los ríos para ellos, sino que además trajeron una enfermedad mortal para los cangrejos de río ibéricos, la afanomicosis.

Esta enfermedad, llamada también peste del cangrejo, hace que nuestro caparazón se ablande y se rompa, haciéndonos vulnerables a predadores y otras enfermedades.

Pensaréis "Manu se queja por todo" pero no es así. A esto ha quedado reducido mi territorio por culpa de Charlie  y sus colegas.
Pensaréis “Manu se queja por todo” pero no es así. A esto ha quedado reducido mi territorio por culpa de Charlie y sus colegas.

Los que resistimos nos hemos hecho fuertes en los cauces altos de los ríos y en lagos y lagunas, pero estamos muy aislados unos de otros. Mis primos y hermanos ahora sólo están en el Norte, Noroeste y Sur de la Península Ibérica en algunos ríos y estanques.  Hasta tal punto hemos llegado que incluso los humanos os habéis dado cuenta del peligro en el que nos encontramos ¡¡¡¡Pero no nos damos por vencidos!!!! Creemos en nuestras posibilidades y acabaremos echando a esos apestados de los cangrejos americanos.Arrrrg, hablar de ellos me pone de los nervios.

Os contaré un poco más de mí. Me gusta salir de noche a conocer cangrejitas, a tomar gusanos y a planear cómo acabar con los yaquis junto a los amigos que resistimos. No me gusta el frío, por lo que los inviernos los paso hibernando en mi casa (unos meses de manta y peli, en traducción humana). Y no me llevo demasiado bien con las nutrias y algunos peces; pero mi peor enemigo es Charlie, ese maldito cangrejo rojo.

Apoyo a las especies en peligro

Como habréis visto en la foto, no soy muy agraciado. En mi defensa diré que no estoy tan mal para ser un cangrejo, nuestro concepto de belleza es otro. Pero es verdad que de cara a los humanos no llamo tanto la atención como otros colegas en peligro de extinción como los linces o los osos, por eso he decidido hacerme ver y contaros mi historia. Y no sólo la mía, sino la de muchos otros.

La pardela balear es otra de nuestras especies en peligro.
La pardela balear es otra de nuestras especies en peligro. Foto: Conselleria de Medi Ambient i Mobilitat, Govern des Illes Balears

Desde aquí cada semana os hablaré de mí o de otras especies que se encuentran en peligro. También os contaré cosas de especies invasoras (en nuestro país hay muchas más de las que la mayoría de humanos piensa) y de especies ya extintas para recordarlas e intentar no compartir su mismo destino.

¡Y hasta aquí mi presentación! Os dejo, que debo prepararme para esta noche.

PUBLICIDAD

Un comentario en “Rompamos el hielo: me llamo Manu

Deja un comentario