La laguna grande es uno de los lagos de origen glaciar que hay en el Parque. Me dan ganas de meter las pinzas... Imagen: Lorenzo García Celada

Sierra de Guadarrama, un Parque Nacional joven

Continúo con mi repaso a los Parques Nacionales de España hablándote del que me parece uno de los mejores (¡y no es por tener favoritismos!). Ubicado entre las comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León, pertenece íntegramente a la Sierra de Guadarrama del Sistema Central. Es un importantísimo santuario de la biodiversidad ibérica, alberga unos paisajes impresionantes que merecen la pena ser descubiertos y ha sido la protagonista de parte de la historia del país (¡qué se lo digan a los romanos, que dejaron hasta hecha una calzada!).

PUBLICIDAD

¿Qué hace tan especial a la Sierra de Guadarrama?

La laguna grande es uno de los lagos de origen glaciar que hay en el Parque. Me dan ganas de meter las pinzas... Imagen: Lorenzo García Celada
La laguna grande es uno de los lagos de origen glaciar que hay en el Parque. Me dan ganas de meter las pinzas… Imagen: Lorenzo García Celada

La mayor parte de los madrileños utilizan este parque como un lugar de escapada para los fines de semana, por su cercanía a la capital y su fácil acceso; sobre todo a la zona de la Pedriza. Como cualquier espacio protegido, merece la pena que lo visites para conocerlo (siempre siguiendo una serie de normas básicas y sin comportarte como un salvaje).

Te preguntarás qué tiene este parque para ser tan interesante. Según mis esbirros humanos, paisajísticamente hablando es una grandísima joya que cualquier español y turista debería conocer. Bajo mi perspectiva de cangrejo, con la que el césped salvaje puede parecerme una selva, no puedo opinar mucho de eso pero sí te puedo informar de lo que más me apasiona.

Tal y como he dicho al principio, lo más especial de este lugar es su gran biodiversidad y eso se ve reflejado en los 11 tipos diferentes de ecosistemas que hay en él. Los más destacados son:

  • Lagunas y humedales de alta montaña.
  • Pinares de Pinus sylvestris sobres suelos silíceos.
  • Sabinares y enebrales.
  • Quejigares y melojares.
  • Matorrales supraforestales, pastizales de alta montaña, estepas leñosas de altura y cascajares.
  • Formaciones y relieves de montaña y alta montaña.

Fauna

Ojo al dato. En Guadarrama se encuentra representada en torno al 40% de la fauna ibérica. ¡ME ENCANTA! ¡Hasta yo tengo familia allí!

  • Esta mariposa que encontrarás, si tienes suerte, en Guadarrama, debe su nombre a Isabel II de España. Imagen: Yeray Monasterio
    Esta mariposa que encontrarás, si tienes suerte, en Guadarrama, debe su nombre a Isabel II de España. Imagen: Yeray Monasterio

    Tan solo de invertebrados hay unas 2.000 especies censadas, entre ellas algunos endemismos como la mariposa isabelina (Actias isabellae).

  • Se trata de un área de veraneo para muchas aves migrantes como las cigüeñas negras o los buitres negros. ¡De ellas te he hablado hace poco en Conciencia Eco! También se pueden ver águilas imperiales -un endemismo de la Península- y otras aves como pájaros carpinteros (Picus viridis y Dryocopus martius).
  • En los humedales pueden encontrarse gran cantidad de anfibios, también endemismos ibéricos, como la rana patilarga (Rana iberica), el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi) o el tritón jaspeado (Triturus marmoratus).
  • En el Parque Nacional hay inventariadas 23 especies de reptiles, entre ellos: el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), la culebra lisa europea (Coronella austriaca) y la lagartija carpetana (Iberolacerta cyreni).
  • Los ríos, embalses y lagos están habitados por 17 especies de peces (sin contar con alguna invasora que se ha colado por ahí). La trucha común (Salmo trutta) y Lamprehuela (Cobitis calderoni) son dos de ellos.
  • Los mamíferos, como siempre los más carismáticos y los que más atención se llevan de los humanos, son unas 58 especies con 6 endemismos de la Península. Aunque normalmente la únicas que suelen dejarse ver son las cabras monteses (Capra pirenaica), hay otras especies más esquivas a la vista del Homo sapiens como corzos (Capreolus capreolus), Tejones (Meles meles) o desmanes ibéricos (Galemys pyrenaicus).

Flora

Este tejo es muy especial. Es tan mayor que podría ser, mínimo, el tatarabuelo de todos los árboles de la Sierra de Guadarrama. Imagen: Miguel303xm
Este tejo es muy especial. Es tan mayor que podría ser, como mínimo, el tatarabuelo de todos los árboles de la Sierra de Guadarrama. Imagen: Miguel303xm

Existen más de 1.000 especies vegetales en el Parque Nacional de Guadarrama, entre ellas 83 endemismos peninsulares. A parte de los árboles que conforman los ecosistemas boscosos de los que te hablado antes, también pueden encontrarse avellanos (Corylus avellana) y serbales (Sorbus aucuparia).

Cabe destacar los 35 árboles singulares que pueden encontrarse en el Parque, tanto en la vertiente madrileña como segoviana. El tejo del Arroyo Barondillo es uno de ellos. Se trata de un árbol de porte espectacular y al que se le calcula más de 1.500 años de edad (eso si que es ser viejo, o más bien antiguo).

Pero no sólo los árboles importan. Las plantas herbáceas también pueblan la sierra de Guadarrama. Los narcisos trompeteros (Narcissus pseudonarcissus subsp. confusus) que se hallan en peligro de extinción, las gencianas amarillas (Gentiana lutea) o los geranios de El Paular (Erodium paularense) son ejemplos de esta biodiversidad.

Casi un siglo para ser Parque Nacional

Para que toda esta belleza haya sido preservada en condiciones (aunque tengo ciertas reticencias con ciertos puntos del Plan de Ordenación de Recursos Naturales que lo creó) ha tenido que pasar mucho tiempo. Cosas de la burrocracia burocracia y la política española.

Poco después de la aprobación de la Ley de Parques Nacionales en España y la creación de los dos primeros en 1918 (Ordesa y Picos de Europa), la Sociedad deportiva de Peñalara trató de impulsar un proyecto para que Guadarrama sea considerado un espacio protegido de este tipo.

Peñalara es el pico más alto de la Sierra de Guadarrama con una altura de 2.428 metros. Imagen: Miguel303xm
Peñalara es el pico más alto de la Sierra de Guadarrama con una altura de 2.428 metros. Imagen: Miguel303xm

Pero, en lugar de darle el título de Parque Nacional, el Estado optó por otras figuras de protección que dan una mayor libertad y flexibilidad para realizar cualquier actividad en el espacio (no convenía que se repitiesen problemas como el que hubo en Ordesa con la construcción del salto de agua). De esta forma, La Pedriza, Peñalara y el Pinar de la Acebeda fueron declarados Sitios Naturales de Interés Nacional en 1930.

Mucho después, en 1985, Madrid creó el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y, en 1990, el Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara que protege el glaciar. 20 años después de este último Castilla y León crea el Parque Natural Sierra de Guadarrama.

Es por fin el 13 de junio 2013 cuando el Congreso da vía libre a la creación del Parque Nacional de Sierra de Guadarrama. Este tiene una superficie de 33.960 hectáreas repartidas entre Madrid y Segovia; dentro de las cuales se hallan dos reservas de la Biosfera (la Cuenca Alta del Manzanares y el Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar) y tres humedales (el Macizo de Peñalara incluido en Ramsar) entre otras figuras de protección internacionales.

PUBLICIDAD

Deja un comentario