Descubre el espectacular Parque Nacional Islas Atlánticas

Aquí está este cangrejo con una nueva entrega de Parques Nacionales de nuestro país. Hoy te traigo el primero en crearse en el siglo XXI, el Parque Marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia (no le podían haber puesto un nombre más largo…); Islas Cíes para los amigos. Prepárate para embarcarte en un viaje para conocerlo (y no es broma, a este espacio protegido sólo se accede por mar XD ).

PUBLICIDAD

Islas Atlánticas, un parque variado y sostenible

Vista de las Islas Cíes, las más conocidas del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Imagen: Miriela Rodríguez
Vista de las Islas Cíes, las más conocidas del Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Imagen: Miriela Rodríguez

El Parque Nacional Islas Atlánticas (todo el mundo le acorta el nombre) se crea oficialmente el 1 de julio de 2002 lo que lo hace uno de los más jóvenes de España. Tiene una superficie total de 8.333 ha. (1.194,8 ha. terrestres y 7285,2 ha. marinas) repartidas entre los archipiélagos de Cortegada, Sálvora, Ons y Cíes situados frente a las Rías Baixas (o Bajas si es en castellano). Está incluido, además, en el Convención OSPAR (Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste) y posee una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y un LIC (Lugar de Interés Comunitario).

Su origen montañoso y su situación frente a la península le da al parque una variedad de paisajes y de ecosistemas única y llena de contrastes que pueden dividirse en:

  • Ecosistemas litorales. Acantilados y perfiles abruptos en la zona occidental y playas y dunas en la oriental.
  • Ecosistemas submarinos. Son los más variados y abundantes. Se pueden encontrar fondos rocosos, bosques de algas, bancos de arenas, fondos de maërl (algas coralíferas) y de cascajos (piedra menuda mezclada con arena y restos de conchas y corales).
  • Matorrales costeros de tipo atlántico y mediterráneo que pueden llegar a entremezclarse.

Además, es una zona que ha estado habitada desde la Edad de Bronce con algún altibajo que otro en la población. Sin embargo, en el siglo XX se produjo un abandono dejando sólo la isla de Ons poblada. Los pocos habitantes que quedan se dedican activamente al turismo y a la pesca sostenible artesanal, la cual permite una gestión sostenible de los recursos del parque.

Un mundo submarino diverso

Como es de esperar teniendo el Parque de las Islas Atlánticas la mayor parte de su superficie en el mar, la diversidad acuática es bastante más variada que la terrestre, especialmente la fauna.

Flora

Bajo el agua se pueden encontrar las algas coralíferas que forman el maërl y los bosques submarinos de algas pardas, entre las que sobresalen los géneros Laminaria y Saccorhiza.

Pero la mayor parte de la flora destacable se encuentra en tierra:

  • En las playas y dunas pueden encontrarse la camarina (Corema album) que es un endemismo de la costa atlántica ibérica, el barrón (Ammophila arenaria) y el mundo platónico (Armeria pungens) entre otras.
  • En acantilados y zonas escarpadas es común hallar: el perejil de mar (Crithmum maritimum), la manzanilla marina (Matricaria maritima), la armeria (Armeria pubigera) y la angélica (Angelica pachyvarpa) que es un endemismo.
  • En el interior de la costa destacan los matorrales de tojos (Ulex europaeus), jaguarzos negros (Cistus monspeliensis) y la endémica xesta de Ons (Cytisus insularis). También pueden encontrarse árboles como el roble melojo, endrinos y en la isla de Cortegada laurales, todos ellos en núcleos aislados.
  • En el interior de las islas se han producido repoblaciones de pinos, acacias y eucaliptos.

Fauna, moluscos por doquier

El número de especies de fauna es bastante mayor que el de flora destacando los moluscos y las aves, ya que el Parque Nacional de las Islas Atlánticas se encuentra en lugar de paso de las rutas migratorias.

Los cormoranes moñudos son habituales de este Parque Nacional. Imagen: Vasiljevski & Kekeljevic.
Los cormoranes moñudos son habituales de este Parque Nacional. Imagen: Vasiljevski & Kekeljevic.

La fauna acuática de las Islas Atlánticas le pondría los dientes largos a cualquier Homo sapiens adicto a las mariscadas. Se puede encontrar: oreja de mar (Haliotis tuberculata), mejillones, almejas, navajas, berberechos (Cerastoderma edule), percebes (Pollicipes pollicipes), peonza (Monodonta turbinata), centollos (Maja squinado), Nécora (Necora puber), etc. En las zonas más profundas hay erizos y estrellas de mar (Paracentrotus lividus y Marthasterias glaciales), ofiura (Ophiocomina nigra), anémonas, pulpos (Octopus vulgaris), sepias (Sepia officinalis), rodaballos y gobios. También pueden encontrarse cetáceos como el delfín mular (Tursiops truncatus).

En cuanto a aves, hay que destacar como nidificantes a la gaviota patiamarilla (Larus cachinans) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis).  De paso, se pueden ver alcatraces (Morus bassanus), alcas comunes (Alca torda) y charranes patinegros (Sterna sandvicencis). También es posible ver halcones peregrinos (Falco peregrinus) en el interior de las costas. ¡Descubre más lugares en los que ver aves migratorias!

El resto de animales terrestres son menos abundantes, pero eso no quiere decir que no existan. Entre los reptiles destacan el eslizón de 5 dedos (Chalcides bedriagai) y el lagarto ocelado (Larceta lepida); la mariposa arlequín (Zerynthia rumina) es el insecto más destacable y en cuanto a mamíferos hay que señalar que la nutria ha reaparecido en la zona.

PUBLICIDAD

Deja un comentario