¿Qué tendrá la nieve que a los cachorros humanos les gusta tanto? Imagen: torange

Disfrutar de la nieve con mis 6 consejos

A pesar de que este año se ha resistido a llegar, el blanco ha empezado a vestir tímidamente a las montañas de nuestro país (esperemos que en breves llegue como el Gran Cangrejo manda). Por eso he decidido que va siendo hora de que te dé algunos consejos para disfrutar de la nieve que tanto os gusta a algunos Homo sapiens y que es tan necesaria para asegurar las reservas de agua para el resto del año.

PUBLICIDAD

1. Planea bien tu escapada

Este primer punto es común a casi todas las excursiones o escapadas que hagas. Pero, en el caso de juntar montaña con nieve, debes tener especial cuidado al planearlo, sabiendo bien dónde vas, qué vas a hacer y qué tiempo va ha hacer.

Muchos humanos se olvidan de llevar las cadenas en el coche y, en lugar de disfrutar de la nieve, acaban atrapados en ella. Imagen: Canislupus
Muchos humanos se olvidan de llevar las cadenas en el coche y, en lugar de disfrutar de la nieve, acaban atrapados en ella.
Imagen: Canislupus

Como siempre, te recomiendo que para llegar a tu destino utilices el transporte público y, en caso de ir en tu propio coche, nunca te olvides de las cadenas (y si sabes ponerlas correctamente, ¡mejor!).

Recuerda comprobar bien el tiempo que va a hacer e ir preparado para cualquier cambio de última hora. Ya se sabe que en la montaña puedes pasar en un instante de un sol esplendido a una tormenta de nieve, no importa lo que diga el hombre del tiempo.

2. ¿Qué me llevo para disfrutar de la nieve?

En tu maleta no debe faltar la ropa de abrigo que sea cómoda. Procura que sea impermeable o acabaras calado hasta los huesos y al borde de la congelación. El calzado también debe ser cómodo e impermeable. No olvides unos buenos guantes, un gorro y una bufanda o cualquier cosa con la que tengas el cuello protegido.

Otros imprescindibles en tu bolsa de viaje son la protección solar y las gafas de sol. Aunque no estés en la playa, debes tener en cuenta que recibes radiación solar por partida doble: por un lado, la que llega del sol directamente y, por otro, la que la nieve refleja (albedo).

También es importante que lleves contigo algo de comer, para recuperar energía o en caso de que ocurra algo inesperado. Te aconsejo frutos secos, chocolate, galletas o cualquier otro alimento que que pueda suministrarte mucha energía.

3. No hacer el loco

Una excursión a la nieve es para pasarlo bien y disfrutar, pero ¡siempre con cabeza!

Mucho cuidado con lo que haces, no sólo puedes ponerte en peligro a ti. Imagen: moerschy
Mucho cuidado con lo que haces, no sólo puedes ponerte en peligro a ti.
Imagen: moerschy

Si vas a esquiar, no lo hagas en lugares que no estén habilitados. No sólo puedes estropear el entorno; además puede resultar peligroso para ti (por ejemplo, corres el riesgo de encontrarte con algún habitante de la zona al que tu presencia no le haga gracia, encontrarte una piedra bajo la nieve y abrirte la cabeza o provocar un alud. ¡Muy agradable todo!).

Si vas ha hacer una ruta, evita zonas donde pueda haber desprendimientos o avalanchas y respeta el entorno, hay seres vivos que viven ahí aunque tú no los veas. ¡Ah! Y no olvides que bajo la inocente nieve puede haber peligrosas planchas de hielo que pueden ocasionar más de una desgracia.

¿Qué tendrá la nieve que a los cachorros humanos les gusta tanto? Imagen: torange
¿Qué tendrá la nieve que a los cachorros humanos les gusta tanto?
Imagen: torange

4. Los niños y la nieve

Es una combinación estupenda, los cachorros humanos siempre adoran disfrutar de la nieve y es una buena oportunidad para que vean naturaleza y aprendan a respetarla.

Eso sí, recuerda que no son tan resistentes al frío y a la radiación solar cómo los adultos, así que llévalos bien abrigados y protegidos.

Además, te aconsejo que les enseñes por qué es importante su propia protección, la del entorno así como seguir las pautas que estoy dando.

5. Mascotas

Seguramente tu mascota disfrute del paisaje nevado tanto como tú. Para evitar sustos, asegúrate de que tu animal de compañía resiste la humedad y las bajas temperaturas (obviamente no te lleves a tu iguana o a tu falsa coral). Hay perros más preparados que otros para estas condiciones climáticas.

Puede que tu compañero no necesite la misma protección que un humano, pero asegúrate de cuáles son sus necesidades (puedes consultarle a tu veterinario) y recuerda llevar una toalla o un paño para poder secarlo tras vuestro paseo o juegos en la nieve.

6. Respeto, respeto y más respeto

Lo se, soy muy pesado; pero es que a veces los humanos sois muy duros de mollera, en especial cuando se trata de respetar algo que no consideráis vuestro. Y es triste, porque todos somos del mismo mundo ¡y el mundo es de todos nosotros!

No estropees el día de los demás por que tú quieras pasártelo bien. Imagen: TheBrockenInaGlory
No estropees el día de los demás por que tú quieras pasártelo bien.
Imagen: TheBrockenInaGlory

Nada de tirar basura dónde primero pilles, no te dediques a arrancar plantas ni a ir gritando por ahí. Respeta, no solo a los seres vivos que encuentres, sino también al entorno  que, aunque no lo creas, es el hogar de alguien. Te pido por favor que también ayudes a que los demás hagan lo mismo.

Bueno creo que con esto ya estás preparado para hacer una escapada a disfrutar de la nieve. Disfruta haciendo muñecos, batallas de bolas con tu familia y amigos, esquiando o simplemente disfrutando del paisaje.

PUBLICIDAD

Deja un comentario