17.852,8 miles de toneladas de residuos acabaron en 2013 en los basureros de España. Imagen: T. Mercadal

Cómo generar menos residuos y ahorrar dinero

El Homo sapiens es la única especie inteligente capaz de cambiar dinero por basura. La sociedad del consumo en la que viven los países del primer mundo es también la sociedad del desperdicio. La falsa necesidad de tener cosas y ciertos intereses ha generado que se genere un problemático exceso de residuos. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2013 en España se generaron 467,6 kg de basura por habitante. Es un dato terrible, aunque hay que reconocer que ha disminuido 17,2 kg con respecto a 2012.

PUBLICIDAD

Lo cierto es que es casi imposible evitar generarlos, pero sí que se puede reducir la cantidad de residuos si se tiene un poco de cuidado y control. Es por eso que este cangrejo te va a dar una serie de consejos que te ayudarán a generar menos basura y, además, ahorres dinero.

17.852,8 miles de toneladas de residuos acabaron en 2013 en los basureros de España. Imagen: T. Mercadal
17.852,8 miles de toneladas de residuos acabaron en 2013 en los basureros de España.Imagen: T. Mercadal

Compra mejor

A la hora de hacer la compra es un buen momento para reducir los desperdicios que podrías producir. Tan sólo variando algunos hábitos podrás generar mucha menos basura:

  1. Compra con cabeza, sólo lo que necesites. Te recomiendo que vayas al mercado o al súper con una lista de lo que necesites hecha y no te salgas de lo que has apuntado. Así tampoco te gastarás más de la cuenta 😉
  2. Cuando compres productos frescos, compra sólo lo que vayas a gastar. Es recomendable que estos productos los adquieras cada pocos días si es posible.
  3. Lleva siempre tus bolsas de casa. Usa bolsas reutilizables (cómo las que te enseñé a hacer en estas MANUalidades) y si no, reutiliza las bolsas de plástico de una compra para la siguiente.
  4. Evita los embalajes de plástico. Son mejores los de vidrio o cartón, ya que es más fácil reciclarlos y reutilizarlos.
  5. Si puedes, compra a granel y elige productos no perecederos en envase familiar.
  6. Elige productos de calidad (no siempre tienen porque ser más caros), que durarán más.
  7. Busca que los envases y los productos que compres sean reutilizables o reciclables.
  8. Di no a los envases que parecen muñecas rusas. Uno dentro de otro, dentro de otro, dentro de otro…
  9. Evita, siempre que sea posible, los productos de un solo uso.

Mejor alimentación, menor cantidad de residuos

Una buena alimentación no solo es beneficiosa para ti, también lo es a la hora de reducir residuos.

¿Sabes que puedes ayudar al medio ambiente y mejorar tu salud con una buena alimentación?
En lugar de un cubo para la basura orgánica puedes usar un cubo de compostaje. Imagen: Doro002
En lugar de un cubo para la basura orgánica puedes usar un cubo de compostaje, si tienes lugar en el que hacerlo. Imagen: Doro002
  1. Elige productos frescos sobre alimentos envasados y precocinados.
  2. ¿Has encontrado una oferta maravillosa de 5 kg de pimientos al precio de 2? ¿Tu primo el del pueblo te ha surtido con tomates de la huerta para un año? Haz conservas, mermeladas o congélalos una vez cocinados.
  3. Reutiliza frascos de cristal para guardar tus conservas, mermeladas u otras cosas que vayas a dejar en el frigorífico.
  4. Evita el agua embotellada siempre que puedas. Si quieres agua fresquita en verano reutiliza botellas de cristal y mételas en la nevera.
  5. No utilices papel de plata o film transparente para guardar comida. Recurre a los tuppers las fiambreras o envases de cristal reutilizados.
  6. ¿Has hecho comida para 5 y sólo has comido tú? Congela las sobras o, cuando juntes varias, úsalas para comer o cenar (como un menú degustación: un poco de esto, un poco de lo otro…). NO TIRES JAMÁS COMIDA.
  7. Si tienes espacio en casa y un jardín o macetas que abonar, haz compost. Así no irán a la basura las peladuras ni mondas de frutas y verduras ni otros residuos orgánicos.
  8. Guarda el aceite usado y llévalo a un punto limpio. O mejor aún, úsalo para hacer jabón casero.
Te enseño a cómo hacer compost para tus plantas

Limpieza del hogar

Sí, también con la limpieza de tu casa puedes reducir los residuos que generas.

  1. Los productos de limpieza suelen ser no perecederos o tardar mucho en caducar. Aprovéchaloo y adquiérelos en envases familiares. En el caso de reducir residuos, el tamaño si importa.
  2. Usa las cantidades justas de detergentes, friega-suelos o lejías. No por que eches más detergente en la lavadora la ropa tiene por qué salir más limpia.
  3. Usa detergentes recargables para el lavavajillas.
  4. Usa jabón hecho en casa para lavar los platos e incluso la ropa que tengas que lavar a mano.
  5. El vinagre es un excelente limpiador; sirve como sustituto a la lejía y los friega-suelos. Además, devuelve el brillo a los muebles y suelos de madera 😉 . No contamina y es más barato.
  6. Evita los ambientadores. Airea bien la casa, utiliza plantas aromáticas (algunas como la albahaca además ahuyentan los insectos), utiliza aceites esenciales o haz tus propios ambientadores naturales.
  7. Huye de los detergentes que contengan microplásticos. No van al cubo de la basura, pero si al agua.
Algunos de los pescados que comes se han alimentado de microplásticos que pasan a tu cuerpo

Aseo personal y cosméticos

Eligiendo bien los productos y utilizándolos con cabeza puedes reducir los residuos que generas en tu higiene diaria.

  1. Los productos en barra como desodorantes, jabones o crema para el afeitado duran más y producen menos residuos.
  2. El jabón hecho en casa también vale para el aseo personal. Puedes añadirle esencia o plantas aromáticas para mejorar su apariencia y olor.
  3. Rechaza los productos que estén sobre-empaquetados y los que contengan microplásticos en su composición. Se que estoy siendo un cangrejo repetitivo pero esto tiene que quedar grabado a fuego en tu cerebro humano.
  4. Puedes hacer tus propios cosméticos en casa como cremas hidratantes o exfoliantes. Si te animas, guárdalos en tarros de cristal reutilizados para conservarlos.
  5. Evita el uso de toallitas higiénicas. La mayor parte contienen fibras que no se deshacen en agua por lo que jamás debes tirarlas al inodoro. Es preferible el uso de toallas de tela para la higiene de determinadas zonas (siempre bien lavadas y secas).

Otras cosas que puedes hacer para reducir los residuos

  1. Busca electrodomésticos y aparatos eléctricos de calidad. Si es posible, repáralos si se estropean y, si es necesario, lleva a cabo un mantenimiento periódico. Así evitarás que acabe en la basura antes de tiempo.
  2. La ropa que uses también debe ser de calidad (eso no implica necesariamente determinadas marcas). Y al igual que en el caso anterior repárala si es posible. Aprender a coser siempre viene bien 😉

    Pídele a tu madre o abuela que te enseñe a zurcir calcetines, prolongarás su vida útil y generarás menos basura. Imagen: EME
    Pídele a tu madre o abuela que te enseñe a zurcir calcetines, prolongarás su vida útil y generarás menos basura. Imagen: EME
  3. Evita el uso de pilas. Si no puedes, procura utilizarlas recargables. Y siempre llévalas a reciclar al fin de su vida útil.
  4. ¿Buscas un libro? Una biblioteca pública es la solución, algunas incluso tienen préstamo de películas.
  5. Si tienes algo que ya no uses: ropa que ya no te pones, una taladradora que no necesitas, libros de texto, etc. Busca a algún familiar o amigo que lo necesite, dónalo o véndelo en el mercado de segunda mano.
  6. También puedes encontrar cosas que necesites de segunda mano o prestamos de colegas. Aprovéchalo.
  7. No imprimas nada en papel si no es necesario. Y reutiliza el papel tanto como sea posible para hacer listas de la compra, papel a sucio para cuentas, tomar apuntes…

Estas son sólo algunas ideas para reducir tu basura, estoy seguro de que a ti se te ocurrirá alguna más. Como resumen y consejo a seguir es que utilices la regla de las 3R+1 de la que te hablé hace ya algún tiempo.

Descubre cómo la regla de las 3R puede transformar tu vida
PUBLICIDAD

Deja un comentario