Con todos estos cacharros funcionado a la vez no es de extrañar que aumente la temperatura, la contaminación y hasta la bilirrubina de alguno. Imagen: skowalewski

Microclimas de las ciudades y el aire acondicionado

En verano hace calor y con la idea de criar pingüinos en su casa muchos humanos abusan del aire acondicionado. Es un grave problema; aparte de aumentar las emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera, provoca la aparición de microclimas urbanos.

PUBLICIDAD

Impactos en el Ambiente: emisiones y microclimas

De manera sencilla para que hasta el cangrejo más tonto lo entienda (Charlie the Mudbug, va por ti): un aire acondicionado extrae el aire caliente del interior de un lugar emitiéndolo al exterior.

Con todos estos cacharros funcionado a la vez no es de extrañar que aumente la temperatura, la contaminación y hasta la bilirrubina de alguno. Imagen: skowalewski
Con todos estos cacharros funcionado a la vez, no es de extrañar que aumente la temperatura, la contaminación y hasta la bilirrubina de alguno.
Imagen: skowalewski

Pero, si es tan sencillo, ¿por qué tanta preocupación? Para que estos aparatos funcionen es necesaria electricidad, lo que, a no ser que proceda de fuentes limpias, produce emisiones a la atmósfera. Además, como no existe la máquina perfecta (cosas de la física) al calor expulsado se le debe sumar el calor que emite el aparato de aire acondicionado al funcionar. Y, por si fuera poco, existe también el riesgo de fugas y emisiones de enfriadores que usen gases refrigerantes, muy contaminantes por cierto.

De esta manera a las emisiones de calderas, transporte, etc. que se producen en las ciudades se le suma el calor emitido por un montón de máquinas de aire acondicionado; con todo ello se produce una alteración en las condiciones climáticas del área urbana. O lo que es lo mismo, obtenemos un microclima urbano.

La falta de vegetación, el asfalto de las calles, la distribución y la altura de los edificios son algunos de los elementos que influyen en los microclimas urbanos. Imagen: Chris 73
La falta de vegetación, el asfalto de las calles, la distribución y la altura de los edificios son algunos de los elementos que influyen en los microclimas urbanos.
Imagen: Chris 73

Generalmente, los microclimas urbanos se caracterizan por tener una temperatura superior a la de su entorno; también cambia el régimen de vientos (a causa de las edificaciones y su distribución), la humedad del ambiente, las precipitaciones y la composición atmosférica.

Uso responsable

Hace ya algún tiempo, Francisco Salamanca – investigador de CIEMAT – publicó un estudio (para que veáis que soy cangrejo informado) en el que se preveía que la temperatura de estos microclimas urbanos en verano aumentaría entre 1,5º y 2ºC debido al abuso de los aires acondicionados y el creciente número de ellos (centros comerciales, edificios de oficinas, casas, etc.).

Con esto no quiero decir que no lo uses, ya que comprendo lo horripilante que puede ser el verano viviendo en un lugar que parece una sartén al fuego (cada vez que lo pienso soy más feliz en mi río). Pero debes hacerlo de forma responsable. Así que atento, que te doy unos consejos para ahorrar y evitar contribuir a los microclimas urbanos:

  • Lo primero es el aparato de aire acondicionado. A la hora de adquirirlo, fíjate en la eficiencia (clase A es la mejor). Piensa también en las dimensiones de tu casa, si tiene buen aislamiento o la temperatura que se puede alcanzar en el interior. No es lo mismo enfriar un chalet a las afueras que un micropiso en pleno centro.
  • Nunca poner el termostato por debajo de los 22ºC. Lo normal es que esté entre 24º y 26ºC, aunque lo más recomendable es que la diferencia entre la temperatura del exterior y el interior sea como máximo de 12ºC.
Recuerda que la temperatura nunca debe ser menor de 22ºC. Tus anginas te lo agradecerán. Imagen: Sevela.p
Recuerda que la temperatura nunca debe ser menor de 22ºC. Tus anginas te lo agradecerán. Imagen: Sevela.p
  • Una vez conectes el aire, cierra puertas y ventanas para mantener la temperatura. Debes mantener tu propio microclima ;).
  • Apágalo cuando no sea necesario, si no vas a estar en casa o 5 minutos antes de irte a la cama.
  • El mantenimiento es muy importante: asegúrate de que el aparato funcione correctamente y mantén los filtros limpios.
  • Ventila la casa al amanecer y anochecer. Evita abrir las ventanas y mantén las persianas o las cortinas echadas durante las horas de más calor, así el calor no entrará en casa.
  • El ventilador es una opción más económica y consume menos, aunque no enfríe tanto.

Espero que le des buen uso a mis consejos. Sólo me queda darte ánimos y desearte suerte con lo que queda de verano, sobre todo si vives en un microclima urbano.

PUBLICIDAD

Deja un comentario