Un jardín vertical también es una buena forma de separar espacios. Imagen: 2il org

Cómo construir un jardín vertical en tu casa

¿Te gustan las plantas pero no tienes espacio en tu minipiso para tener un montón de macetas esparcidas por ahí? ¿Quieres tener un muro verde pero no te gustan los que ves en lo centros de bricolaje? Pues esta es tu MANUalidad, hoy te cuento cómo hacer un jardín vertical reutilizando botellas de plástico, con unos consejos de personalización para que tengas algo único.  Bueno, bonito, barato y ecológico.

PUBLICIDAD
Un jardín vertical también es una buena forma de separar espacios. Imagen: 2il org
Un jardín vertical también es una buena forma de separar espacios. Imagen: 2il org

Ahorrar espacio sin prescindir de tus plantas

Un jardín vertical es la idea perfecta para tener tus plantas en poco espacio o bien si necesitas separar ambientes en tu terraza o jardín. Además, con lo que te voy a contar a continuación, conseguirás tener uno original, sencillo, barato y, sobre todo, reutilizando materiales que ya no uses. Materiales que, si no se reciclan bien, son un grave problema para el medio ambiente.

Materiales

  • Botellas de plástico (tantas como macetas quieras. Te aconsejo que sean de 2 litros).
  • Cuerda o filamento metálico que no de degrade con la humedad.
  • Tijeras o cutter.
  • Pistola termofusible, silicona o pegamento fuerte que una la cuerda con el plástico (opcional).
  • Maya o tela (opcional).
  • Tierra para macetas.
  • Semillas o plantones.

¿Cómo hacer un jardín vertical?

Este es el momento que más me gusta. ¡Pinzas a la obra!

  1. Lo primero de todo piensa en lo que quieres sembrar: plantas crasas, herbáceas, plantas de interior… En función de ello, deberás poner tu jardín vertical en un lugar u otro. Si no tienes mucho espacio para elegir en tu hogar entonces será al revés, tendrás que elegir las plantas en función de las características del espacio.
  2. Una vez elegido el espacio piensa en cómo quieres tu jardín: si quieres que llegue al techo o si tienes más espacio a lo ancho que a lo alto. Dependiendo de ello, las plantas irán distribuidas de una forma u otra.
  3. Una vez superada la parte técnica vamos a ponernos pinzas a la obra. Coge las botellas (también puedes usar tetrabriks, que no te lo he dicho antes), preferiblemente de 2 litros que caben más cosas, y recorta un lateral. En él irán tus plantas. A continuación en la parte opuesta haz algunos pequeños agujeros que serán el drenaje.
  4. ¿Lo tienes? Pues ahora haz otros dos agujeros en los extremos de la botella que la traspasen de lado a lado. Esta vez los agujeros tienen que ser lo suficientemente grandes para poder pasar la cuerda o el alambre.
  5. Repite los pasos 3 y 4 con todas las botellas que necesites.
  6. Una vez hayas acabado con las botellas, es hora de ponerlas la cuerda o el alambre con las que se anclarás al techo o la pared. Elige una cuerda resistente y córtala unos centímetros más larga de la altura que hayas medido del espacio dónde irá el jardín vertical. Necesitarás dos trozos de cuerda por cada hilera de botellas que vayas a poner.
  7. Pasa un trozo de cuerda por los agujeros de cada extremo de las botellas y ata un nudo justo debajo procurando que la botella quede horizontal cuando lo cuelgues. Puedes asegurar que las botellas no se moverán aplicando silicona o pegamento.
  8. Repite el paso anterior dejando espacio suficiente entre botella y botella para que crezcan las plantas. Según lo que quieras tener, unos 50 centímetros estará bien. Te recomiendo que la primera botella que pongas sea la que va en la parte superior para hacer las cosas más fáciles.
  9. Para no complicarte la vida, es mejor que pongas la tierra y las semillas o plantones en las botellas antes de colgarlo. Te tocará levantar bastante peso de una vez (te recomiendo que se busques un ayudante) pero no tendrás que hacer malabares para poner la tierra o sembrar.
  10. Hora de colgarlo. Si va a ir pegado a una pared es más que recomendable que coloques una maya, tela impermeable o un plástico para protegerla de la humedad y suciedad.

Consejos para tu jardín colgante

Si lo cuidas bien tendrás una pared llena de vida e incluso tus propias lechugas al alcance de la mano. Imagen: rosenbaum
Si lo cuidas bien, tendrás una pared llena de vida (y porquería si no la cubres o no tienes mucho cuidado con el riego) e incluso tus propias lechugas al alcance de la mano. Imagen: rosenbaum
  • Como te he dicho en el primer paso, debes elegir las plantas correctamente; nada de poner plantas de interior a pleno sol ni viceversa.
  • Te recomiendo plantas de portes no muy altos y preferiblemente colgantes, así que nada de calas, juncos ni cosas así. Si quieres un huerto urbano, las lechugas coles o plantas aromáticas serán perfectas.
  • A la hora de regar empieza siempre por las más altas. Así, si te pasas, las plantas que estén debajo podrán aprovecharla gracias al drenaje y no malgastarás agua.
  • Si tienes que abonar, podar o sembrar plantas nuevas es recomendable que lo hagas descolgando el jardín vertical.
  • Si has colocado algo para impermeabilizar la pared revísalo, al menos, una vez al año. Así evitaras que la pared se estropee si la tela o plástico están en malas condiciones.
  • Es recomendable que revises también con frecuencia las cuerdas (si has usado alambre u otro tipo de cuerda metálica el mantenimiento es menor). Por muy resistentes que sean, al estar en contacto con la tierra húmeda puedes pudrirse y estropearse.

Personalización

Si quieres darle un toque personal a esta manualidad, eres de los míos. Es momento de dejar volar la creatividad y pensar en que las botellas se pueden decorar… ¡Cómo quieras!

  • Píntalas: con pinturas aptas para el plástico y que no sufran la humedad (los sprays son buenos para esto) puedes hacer las virguerías que quieras.
  • Fórralas: si lo tuyo no es pintar, puedes darle una segunda vida a ese viejo hule al que tanto aprecio tienes. Una vez recortado el hueco en el que irá la planta en la botella, puedes forrarla usando este u otro tipo de tela. El pegamento termofusible será suficiente para fijarla.
  • Pega: ¿eres de los que viajan mucho y siempre se compra un imán o una plaquita del sitio que visita? Por lo que me cuentan los esbirros, es algo normal. Sin embargo, os falta espacio y suelen ser cacharros que sobran. Bien, pues puedes pegarlos sobre las botellas y tener un jardín vertical internacional. Por supuesto, puedes usar cualquier otra cosa que tengas en casa. ¡A mí me encantaría forrarla con piedras de mi río!

Bueno, creo que esto es todo. Ahora es tu momento de ponerte pinzas a la obra y disfrutar de tu propio jardín vertical. Hazlo tú por mí, ya que en mi río me es imposible hacer esto, snif.

PUBLICIDAD

Un comentario en “Cómo construir un jardín vertical en tu casa

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario