Tus hámster, jerbos, ratones, ratas o cualquier roedor que tengas se lo pasarán pipa en un buen laberinto. Foto: digital_image_fan.

Cómo hacer un laberinto para roedores ecológico

Si bien es cierto que muchos humanos han desarrollado una pasión exacerbada por los gatos, también hay muchos que sienten esa extraña debilidad por los roedores (¿por qué no por los cangrejos?). De manera que, si hace ya algún tiempo le dediqué un MANUalidades a hacer rascadores para gatos, el articulo de hoy va dedicado a hacer un laberinto para tu hámster, rata, jerbo, ratón o cobaya. ¡Totalmente ecológico con materiales de casa reutilizados!

PUBLICIDAD
Tus hámster, jerbos, ratones, ratas o cualquier roedor que tengas se lo pasarán pipa en un buen laberinto. Foto: digital_image_fan.
Tus hámster, jerbos, ratones, ratas o cualquier roedor que tengas se lo pasarán pipa en un buen laberinto. Foto: digital_image_fan.

Los laberintos han sido utilizados por los científicos (esos extraños seres humanos que… Mejor me callo) para demostrar, durante años, la capacidad de ratas y otros roedores para aprender y tomar decisiones. Supongo que tú ya sabrás que tu mascota es lista y no necesitas demostración. Pero lo que tu roedor necesita , ya que la mayor parte de ellos son muy activos, es hacer algo de ejercicio y un reto para mantener su mente activa. Francamente, debe ser bastante aburrido pasar el día en una jaula con el único divertimento de una rueda para correr.

Recomendaciones antes de hacer tu laberinto para roedores

Puedes añadirle obstáculos de otros materiales al laberinto, siempre que estés seguro de que tu roedor no pueda hincarles el diente. Imagen: rebanadasdeconocimiento
Puedes añadirle obstáculos de otros materiales al laberinto, siempre que estés seguro de que tu roedor no pueda hincarles el diente o sufrir heridas.
Imagen: rebanadasdeconocimiento

Lo más importante y que debe quedar grabado en tu mente humana, es que cuando hablamos de roedores no vale cualquier material que tengamos por casa. Puede ser un fastidio si de lo que tratamos es de reciclar o reutilizar, pero es lo que hay. Los roedores se llaman así por que roen, valga la redundancia, de manera que cualquier cosa que haya en el laberinto (incluido el propio laberinto) acabará en su boca. Por lo tanto, queda terminantemente prohibido usar:

  • Plásticos. Pueden producir envenenamiento y obstrucciones en su aparato digestivo.
  • Barnices, pinturas y disolventes. Son tóxicos para ellos.
  • Cartones con tintas. Las tintas empleadas para pintar el cartón son tóxicas y podrían hacer mucho daño a tu pequeño amigo.
  • Pegamentos. En caso de necesitarlos busca uno no tóxico y biodegradable.
  • Materiales muy fibrosos y textiles. Gracias a su maravillosa costumbre de roer pueden desprender fibras, las cuales pueden provocar asfixia, obstrucciones intestinales e incluso amputaciones por enredarse en las extremidades.
  • Alambre. Puede causar heridas.

Una vez aclarado esto vamos con lo que nos traemos entre pinzas.

Hazlo tú mismo

Lo normal es que los laberintos para roedores se hagan de madera o cartón. La diferencia entre uno y otro es que el de madera durará bastante más, ya que las paredes del de cartón pueden acabar hechas pedazos en las fauces de tu mascota en muy poco tiempo.

Voy a explicar cómo se hace un laberinto empleando madera. El de cartón es básicamente igual, sólo que cambiando los materiales. Para hacer tu laberinto necesitarás:

  • Madera (o cartón). Suficiente para hacer una base y las paredes del laberinto.
  • Pegamento no tóxico (si es de cartón puedes usar cinta de carrocero). También puedes utilizar clavos como método de unión.
  • Sierra (tijeras o cortante si es de cartón).
  • Regla.
  • Lápiz.

¿Tienes los materiales? ¡Pues pinzas a la obra!

  1. Lo primero de todo es pensar cómo quieres que sea tu laberinto, puedes ayudarte plasmándolo en un papel y calculando las medidas. Debes tener en cuenta el tipo de roedor que tienes, ya que hay algunos (como los jerbos) que son muy saltarines.
  2. Una vez hayas decidido cómo será, corta la tabla que hará de base con el tamaño que necesites.
  3. A continuación, pasa el esquema que hayas hecho. Dibuja, con ayuda de la regla, dónde irán las paredes que marcarán el recorrido. Recuerda que el espacio de los pasillos debe ser suficiente para que tu roedor se pueda mover bien.
  4. Corta la madera de las paredes ajustándola a los dibujos que has hecho sobre la base. Recuerda que la altura debe ser suficiente para que tu mascota no haga trampas y salga del laberinto haciendo salto de pared en lugar de recorrerlo.
  5. Une la madera a las marcas del recorrido. Te recuerdo que el pegamento o la cola que utilices debe ser no tóxico o emplear cinta de carrocero. Si recurres a utilizar clavos para las uniones, ten en cuenta dos cosas: ¡cuidado con tus dedos (sé por mis esbirros humanos que duele darse martillazos)! y vigila que no queden puntas salientes o astillas con las que el roedor pueda hacerse daño.
  6. Opcionalmente, si tu mascota tiene complejo de Spiderman y crees que podría salirse del laberinto trepando paredes, puedes colocar una malla metálica a modo de techo o una tapa de metacrilato que tenga las mismas dimensiones que la base.
  7. Una vez se haya secado el pegamento y te hayas cerciorado que es seguro usarlo, es hora de probarlo. No te olvides de colocar un premio al final del laberinto (o incluso en el camino) para tu mascota. Además, si haces el laberinto de cartón evitará que se lo coma… Aunque eso puede ser imposible.
  8. ¡Ponle complementos! Para que no se aburran, puedes ponerle juguetes durante el recorrido y cambiárselos habitualmente para que así mantengan la curiosidad de lo nuevo. Un juguete que les gusta mucho y es muy simple son los tubos de cartón del papel higiénico. ¡Son auténticos pasadizos que les encanta roer!

¿Qué me dices? ¿Te atreves a poner a prueba la inteligencia de tu roedor y tus habilidades manuales?

PUBLICIDAD

Deja un comentario