2 regalos para demostrarle tu amor a tu madre

Una madre humana es aquella que tan pronto te echa la bronca del milenio por que has suspendido la mitad de las asignaturas de un curso (en este caso la bronca incluso puede incluir zapatillas voladoras) como se pasa la noche en vela por que te duele la barriga; o eso es lo que mis esbirros me han dado a entender. Y a estos seres que intentan hacer de sus cachorros Homo sapiens de provecho va dedicado el MANUalidades de hoy en el que te doy 2 ideas para regalar el próximo día de la madre.

PUBLICIDAD
Con esto una madre tendrá el complemento ideal para todas las ocasiones. Imagen: guiademanualidades
Con esto una madre tendrá el complemento ideal para todas las ocasiones. Imagen: guiademanualidades

1. Pulsera con cuentas reutilizadas

A más de uno le ha pasado que se le ha roto un collar o una pulsera y han salido las todas la cuentas volando, y más de uno las habrá guardando esperando en algún momento arreglarlo o reutilizar las cuentas. Pues bien, ¡este es el momento!

Para hacer este complemento necesitarás:

  • Cuentas de collar.
  • Cinta de tela. Preferiblemente raso, pero puede ser  de cualquier material suave y fácil de dar forma.
  • Aguja.
  • Tijeras.
  • Hilo.

¿Cómo se hace?

Es muy fácil y tendrás hecho tu regalo en un santiamén, lo que no quiere decir que no lo hayas hecho con todo tu cariño. Ahí vamos:

  1. Elige la cinta que vayas a usar en función del color que más le guste a tu madre (como te he dicho en alguna ocasión la empatía funciona a la hora de hacer regalos). No la cortes hasta que acabes de coser las cuentas.
  2. Una vez tengas la cinta, debes dejar un trozo al extremo suficiente para poder hacer una lazada. Cuando lo hayas calculado más o menos, tendrás el punto desde el que empezar a poner la cuentas.
  3. Con la aguja enhebrada con hilo resistente del mismo color que la cinta o bien con hilo transparente (lo encontrarás en las mercerías), haz una pequeña doblez en la cinta y traspasa con la aguja de lado a lado.
  4. Después, pasa el hilo por el orificio de la cuenta y repite a continuación el paso anterior.
  5. Repite los pasos 3 y 4 con las suficientes cuentas para que puedan rodear la muñeca entera. Te recomiendo que no le tomes la medida de la muñeca a tu madre en directo por que se va a dar cuenta de lo que estás haciendo (hasta el tonto de Charlie the Mudbug lo haría).
  6. Después de poner todas las cuentas, haz un nudo al hilo para que no se salgan y corta la cinta dejando suficiente espacio para la lazada.
  7. Haz un nudo en la cinta a los extremos de la cadena de cuentas. Así taparás los extremos del hilo.

2. Toda madre necesita su momento de relax

Después de un largo día persiguiendo bebés, cambiando pañales, echando broncas, curando heridas, haciendo comidas… Una madre necesita descansar y relajarse. Para ello no hay nada mejor que un relajante baño de pies con sales (o eso tengo entendido). Así  que ¿qué mejor regalo que un tarro de sales aromáticas hechas por ti?

Las sales de baño son un regalo útil y que le vendrán a las mil maravillas a las madres. Imagen: taringa
Las sales de baño son un regalo útil y que le vendrán a las mil maravillas a las madres. Imagen: taringa

Para ello vas a necesitar:

  • Un bote de cristal, preferiblemente transparente.
  • 1/2 kilo de sal marina.
  • Colorante alimentario.
  • Aceite esencial.
  • Flores secas, cascaras de cítricos secas o bolsitas de té verde.

Pinzas a la obra

  1. Pon la sal en un recipiente y añade unas 5 gotas del colorante alimentario. Puedes elegir el color en función del que más el guste a tu madre o bien que represente a la esencia que has elegido.

    Personaliza las sales con distintas flores y colores. Imagen: cremas-caseras
    Personaliza las sales con distintas flores y colores.
    Imagen: cremas-caseras
  2. Agita o remueve la sal hasta que se haya teñido toda. Si crees que no coge suficiente color puedes añadir alguna gota más de colorante, pero sin pasarse.
  3. Elige un aceite esencial de un olor que le guste a tu madre o bien que creas que sea relajante. La lavanda y los olores cítricos funcionan bastante bien, pero es cuestión de gustos.
  4. Añade el aceite esencial con alegría, unas 30 gotas estarán bien.
  5. Trocea las flores secas (mejor si las has recogido tú, de manera legal eso sí) y las cáscaras de cítricos. Si vas a usar bolsas de té, ábrelas.
  6. Añade a la sal los trocitos y agita hasta que esté todo bien mezclado. Si crees que le falta esencia, puedes añadir algunas gotas más y volver a remover.
  7. Elige un tarro en el que quepan todas las sales, lávalo bien para evitar malos olores o restos pegajosos y déjalo secar. Una vez bien seco mete las sales.
  8. Si quieres, puedes decorar el bote con un lazo, ponerle alguna etiqueta e incluso decorarlo cómo te conté en el especial de San Valentín.

Pero no tienes por qué hacer solo un tipo de sal, puedes hacerla de diferentes colores y mezclarla a medida que llevas el tarro o bien hacer varias sales con distintos aromas, así tu madre tendrá dónde elegir a la hora de meter los pies a remojo y relajarse.

PUBLICIDAD

Deja un comentario