Cartón reciclado listo para afilar uñas. Imagen: handimania

Haz en casa un rascador para tus gatos

No, no estoy buscando voluntarios para quitarle la picazón a un gato; estoy seguro de que serían muchos los humanos que se prestasen a ello (en serio, esas bolas de pelo van a conquistar el mundo, ¡tienen a los Homo sapiens a sus pies!). Hoy en MANUalidades, te explico cómo tus mascotas pueden aprovecharse también del reciclaje con la creación de un rascador para mininos casero.

PUBLICIDAD

¿Cuántas veces has vuelto a casa y te has encontrado que tu colega felino te ha llenado la funda del sofá de enganchones o descubres que las patas de la mesa ya no volverán a ser las mismas ni con 8 capas de barniz? La solución no es echar de casa al gato, aunque muchos se queden con ganas, sino darle algo que rascar para que el mobiliario de casa deje de correr peligro. Y si es con material reciclado, mil veces mejor.

Cajas de cartón y gatos

Cartón reciclado listo para afilar uñas. Imagen: handimania
Cartón reciclado listo para afilar uñas.
Imagen: handimania

Todo el mundo conoce la extraña obsesión que tienen la mayor parte de los gatos domésticos con las cajas de cartón, así que con un poco de suerte este rascador fabricado a base de su material preferido hará que tu mascota deje en paz tus muebles (aunque, como sabes, los felinos son imprevisibles).

Para hacer uno de estos rascadores de gatos sólo necesitarás:

  • Una caja de cartón.
  • Trozos de cartón cortados con las medidas de la caja.
  • Cola o pegamento.

¡Un palo!

A este rascador para gatos, además, le han puesto una tela vieja forrando la tabla. Un toque especial para gatos elegantes. Imagen: realpurdy
A este rascador para gatos, además, le han puesto una tela vieja forrando la tabla. Un toque especial para gatos elegantes.
Imagen: realpurdy

Perdón, me he emocionado. No tiene por qué ser un palo, ya para hacer un rascador para gatos también puede valer un rollo de cartón de papel de regalo, una tabla e incluso un trozo de tubería que te haya sobrado de la reforma de la casa.

El proceso de elaboración es, una vez más, extremadamente sencillo: enrolla cuerda de sisal o similar (la cuerda de sisal es cara pero muy duradera, pero si tienes otro tipo de cuerda por casa también vale) alrededor del palo o lo que hayas elegido pegándola bien (pero sin pasarse con el pegamento). Finalmente, sujétalo a una base o algún lugar del cual no pueda caerse.

No tires tu moqueta vieja

¿Vas a cambiar de moqueta o alfombra? ¿Acabas de enmoquetar la casa y te ha sobrado un trozo? ¡Perfecto! Será ideal para hacer un rascador para tus gatos.

Los rascadores de pared también son muy útiles. Imagen: soovil
Los rascadores de pared también son muy útiles.
Imagen: soovil

Tienes la opción de pegar un trozo alrededor de un tubo o tabla, como el caso anterior con la cuerda, o bien de recortar un rectángulo o un círculo lo suficientemente grande para tu gato y pegarlo a una tabla que luego podrás colgar de una pared.

Gatos sobre ruedas

No te recomiendo ruedas de tractor. Tu gato estará encantado, pero no te quedará sitio en casa para tí. Imagen: lalocadelosgatos
No te recomiendo ruedas de tractor. Tu gato estará encantado, pero no quedará sitio en casa para ti.
Imagen: lalocadelosgatos

Si tienes una rueda vieja, tienes un rascador para tu gato. Coloca una tabla tapando uno de los lados de la rueda y fórralo todo con cuerda. No sólo servirá de rascador,sino que también puede valer de cama para gatos e incluso de taburete para bajitos.

Convierte tus muebles en rascadores para gatos

Asiento para humanos, rascador y asiento para gatos ¿Qué mas se puede pedir? Imagen: lalocadelosgatos
Asiento para humanos, rascador y asiento para gatos ¿Qué más se puede pedir?
Imagen: lalocadelosgatos

¿Tu taburete se ha pasado de moda o simplemente tu gato decidió acabar con él arañándolo? ¡Pues fórralo de cuerda! (No, no tengo acciones en una fábrica de cuerdas, simplemente es algo que los gatos adoran arañar).

Si con estos rascadores para gatos no consigues que tu mascota deje de arañar tu mobiliario, sólo hay dos explicaciones: o bien te odia (no se lo tengas en cuenta, es un gato) o bien ha decidido que es hora de que cambies la decoración de la casa.

PUBLICIDAD

Deja un comentario