Alcanzar la sostenibilidad es uno de los retos para el ser humano. Imagen: Andrés Nieto Porras

¿Realmente sabes qué es el desarrollo sostenible y la sostenibilidad?

Cuando se habla de cuidar del medio ambiente, de una forma u otra siempre acaban saliendo a la luz los términos desarrollo sostenible y sostenibilidad, también conocidos como desarrollo sustentable y sustentabilidad en Latinoamérica. Lamentablemente, no mucha gente conoce su significado y lo que implica, algo que a continuación te cuenta este cangrejo en su sección semanal de educación ambiental.

PUBLICIDAD

Antes de empezar, debo hacer una confesión. Y es que me irrita enormemente que haya personas que repitan una y otra vez estos términos para hacer gala de lo verdes que son, como si sólo decir estas palabras sirviera para algo. Y encima lo hacen aprovechando que mucha gente no conoce su significado real. A pesar de que afecta directamente a la vida de toda la humanidad. ¡Si no fuera un cangrejo pacífico me encantaría ponerle las pinzas encima! Y pellizcarles un rato.

Desarrollo sostenible, un concepto relativamente reciente

Bueno, al lío. El desarrollo tecnológico, económico e incluso social casi nunca ha tenido en cuenta el respeto al entorno, a la cultura ni al propio ser humano. Un ejemplo claro esta en la revolución industrial iniciada en la segunda mitad del siglo XVIII. Mientras la producción aumentara daba igual si la atmósfera de las ciudades era irrespirable, si el agua de los ríos estaba negra o si los seres humanos morían a causa de las condiciones laborales inhumanas. ¿Has leído Germinal o visto la película? Trata de eso, precisamente.

Alcanzar la sostenibilidad es uno de los retos para el ser humano. Imagen: Andrés Nieto Porras
Alcanzar la sostenibilidad es uno de los retos para el ser humano. Imagen: Andrés Nieto Porras

Gracias al Gran cangrejo, las cosas han mejorado un poco bastante y en poco tiempo. La preocupación por el entorno y la conciencia de que mantener el crecimiento económico y tecnológico al ritmo era casi imposible empezó en los 70. Pero no fue hasta 1987 que no queda patente en un documento a nivel internacional. A pesar del gran avance, hoy se sigue contaminando y en muchos lugares la explotación de seres humanos sigue a la orden del día.

¿Me lees desde un smartphone o tablet? Seguramente use coltán, un metal que provoca graves desgracias humanas y ambientales.

En este documento del que te hablo, conocido como el Informe Bruntland o Nuestro Futuro Común refleja estas inquietudes a nivel internacional. Además, forja un importante paradigma que a día de hoy sigue siendo un gran desconocido (aunque todos hayáis oído hablar de él), el desarrollo sostenible. Este paradigma, que se ha convertido casi en una máxima del ecologismo, no lleva a más que: satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro para atender sus propias necesidades.

La sostenibilidad es simplemente aplicar el concepto a todos los aspectos de la vida. Pero esto parece que se os hace bastante complicado a los humanos. La sostenibilidad y el desarrollo sostenible no puede existir en un mundo dominado por el consumismo y la prevalencia de la economía por encima de todo lo demás.

¿Qué implica la sostenibilidad?

El desarrollo sostenible se ideó pensando en el medio ambiente, pero las políticas encuadradas en este ámbito implican obligatoriamente un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ecológico. Si uno de los tres pilares sobresale por encima de los demás ya no hay sostenibilidad. Es por ello que a veces puede ser un poco complicado alcanzar esa sostenibilidad, pero no imposible.

El desarrollo ecológico, social y económico deben estar inmanente relacionados para conseguir el desarrollo sostenible. Imagen: Johann Dréo
El desarrollo ecológico, social y económico deben estar inmanente relacionados para conseguir el desarrollo sostenible. Imagen: Johann Dréo

Para llegar a ese punto es necesaria una visión a largo plazo, ya que la cosa no es moco de pavo. Muchos humanos están acostumbrados a querer todo aquí y ahora. Esa visión imposibilita que determinados recursos puedan llegar a futuras generaciones. De hecho, al ritmo que se consumen recursos y los impactos que se generan es muy probable que no quede un solo de planeta sano para vuestros nietos.

Tampoco hay que presuponer que para alcanzar la sostenibilidad el medio ambiente debe predominar sobre todo lo demás. Eso quizá os enviaría a los seres humanos de vuelta a las cavernas, evitando el desarrollo económico y tecnológico. Pensándolo bien, ¿no sería divertido? ¡Muajajaja! Como he dicho, hay que buscar el equilibrio, especialmente para afrontar grandes problemas a nivel global como:

  • El aumento de la población.
  • La desigualdad.
  • El cambio climático.
  • La deforestación, erosión y pérdida de suelo fértil.
  • La pérdida de biodiversidad.

Buscar la solución de estos y algunos otros problemas debe enfocarse desde los tres pilares del desarrollo sostenible.

Aparte de soluciones, falta educación ambiental

La sostenibilidad no se alcanza exclusivamente con las políticas que den solución a estos problemas. La educación a la población, la inversión en nuevas tecnologías, la promoción al respeto entre culturas, sociedades y especies son necesarios. Que todo el mundo acepte e interiorice que todos somos uno.

El desarrollo sostenible debe empezar por una revolución; no una que implique guillotinar gente como la francesa, sino una que conciencie y eduque. Que mire al futuro del ser humano y del planeta, pero que no se olvide del presente.

PUBLICIDAD

Deja un comentario