¿En qué se diferencian reciclar y reutilizar?

¡Hola ser humano! ¿Alguna vez has oído hablar de reutilizar objetos? Es algo que por suerte cada vez es más habitual. Así que como me gusta llamar a las cosas por su nombre y veo que habitualmente se confunden los términos, este cangrejo te va a contar las diferencias entre reciclar y reutilizar.

PUBLICIDAD

A veces usar la palabra correcta hablando de medio ambiente es complicado. ¡Ni siquiera el propio término medio ambiente es del todo correcto! Dos de los conceptos que más se usan de manera errónea y que se confunden el uno con el otro son reciclar y reutilizar. ¡Tanto que hasta este cangrejo se ha confundido en más de una ocasión!

Reciclar y reutilizar, unas de las máximas de la ecología

Hace ya algún tiempo te hablé de la Regla de las 3R, una forma de promover la sostenibilidad, en este caso gracias a la reducción y tratamiento de determinados residuos. La reutilización es parte de ella así que…

Si no conoces la regla de las 3 R te recomiendo leer este artículo.

¿Qué es reutilizar?

Muy sencillo. Es coger un objeto que algunos considerarían un residuo y darle otro uso.

Este uso puede ser el mismo que para el que fueron diseñados. Por ejemplo, rellenar una botella de agua para enfriarla en el frigorífico o usar un tarro de conservas, que ya has gastado, para meter conservas caseras.

Una botella de plástico se puede reutilizar de muchas maneras. Imagen: rosenbaum
Una botella de plástico se puede reutilizar de muchas maneras. Imagen: rosenbaum

Pero también puede darle a los objetos otro uso diferente para del que fueron diseñados, como reutilizar una camiseta vieja para hacer trapos de limpieza.

Estoy seguro de que es algo que has hecho alguna vez. ¡En especial si sigues mis ManuAlidades!

Puedes reutilizar un objeto tantas veces como desees y el propio objeto lo permita.

La principal ventaja de la reutilización es que se genera menos basura. El objeto cuyo uso original ya ha terminado pasa a hacer otra función, evitando entrar en la cadena de tratamiento de residuos.

Por lo tanto, es un ahorro de materiales, energía y, en definitiva, de dinero.

Reciclar consume energía

Cuando se recicla, a lo que se le da una segunda vida es al material en lugar de al objeto. Es decir, se usa el material para fabricar un nuevo objeto, en lugar de crearlo con una materia que no ha sido usada.

Inevitablemente el reciclaje necesita un proceso físico-químico además de un proceso de transporte y almacenamiento que no requieren los objetos reutilizados.

Reciclar se refiere al material en lugar de al objeto.

Los ejemplos más comunes son el vidrio, el plástico o el papel. Todos ellos deben pasar por un proceso para poder reutilizar el material, que no el objeto original.

Para que entiendas mejor el significado de reciclar, te dejo este vídeo de ecovidrio:

Como has podido observar, lo que te he contado de que para reciclar hay que gastar energía es cierto. ¡Y a veces hacen falta otros materiales!

Eso sí, el reciclaje aporta una gran ventaja y es que se evita tener que extraer materias primas del medio y se ahorra energía en comparación con el uso de materiales nuevos.

Además, el reciclaje es necesario para devolver a la cadena productiva determinados materiales. Este es el caso de algunos metales procedentes de componentes electrónicos que sin este proceso acabarían en los vertederos. Aparte de que se pierden materiales que son muy valiosos, pueden contaminar el entorno (como ocurre con el plomo o el mercurio).

Ambos sostenibles, pero ¿cuál es el más recomendable?

Tanto reutilizar como reciclar implica que se generan menos desperdicios, sobre todo si se recicla correctamente.

Ambos aumentan la sostenibilidad del mundo moderno. Pero este cangrejo ve necesario avisar que reutilizar es más saludable para el entorno. Requiere un menor uso de recursos que el reciclaje.

Las pilas y baterías son un claro ejemplo de materiales que deben ser reciclados, ya que en su interior hay metales muy contaminantes. Imagen: George Hodan
Las pilas y baterías son un claro ejemplo de materiales que deben ser reciclados, ya que en su interior hay metales muy contaminantes. Imagen: George Hodan

Pero está claro que no todo puede reutilizarse y que los objetos se rompen.

Por lo tanto, reciclar y reutilizar no compiten en sostenibilidad. Lo más aconsejable es usar los objetos hasta el fin de su vida útil, reutilizarlos con otros fines y sólo mandarlos a reciclar cuando ya no quede más remedio. ¡Es lo que dicta el sentido común!

Espero que tras leer este artículo hayas aprendido las diferencias entre reciclar y reutilizar. Por favor, ¡enséñaselo a tu gente cercana y familiares y ayúdame a mejorar la vida en el planeta!

PUBLICIDAD

Deja un comentario