Los destrozos que causan estas precipitaciones son espeluznantes. Imagen: Lovecz

Lluvia ácida, descubre el fenómeno más corrosivo

La contaminación atmosférica, en especial la provocada por vosotros, humanos, tiene múltiples consecuencias sobre la vida en el planeta. Una de las menos explicadas -y sobre la que circulan informaciones erróneas- es la corrosiva lluvia ácida, capaz de tener lugar a cientos de kilómetros de donde se produce la contaminación y de generar los graves perjuicios que a continuación te cuento.

PUBLICIDAD

Consecuencias espeluznantes

Antes siquiera de profundizar en qué es la lluvia ácida, algo que hago más abajo, prefiero hablar acerca de las terribles consecuencias que genera. Cabría pensar que este tipo de precipitaciones son un fenómeno regional que sólo se produce en el área dónde existen las emisiones. Pero no es cierto. Los gases que la provocan (al igual que todos) tienden a desperdigarse por la atmósfera y, por lo tanto, pueden generar este fenómeno a muchos kilómetros del origen de los contaminantes llegando a bosques, ríos e incluso océanos en lugares muy lejanos.

Los destrozos que causan estas precipitaciones son espeluznantes. Imagen: Lovecz
Los destrozos que causan estas precipitaciones son espeluznantes. Imagen: Lovecz

Los daños que provoca no deseo ni que los sufra Charlie the Mudbug. Son muy variados y muy severos tanto para seres vivos como para otros elementos del medio, incluyendo infraestructuras humanas. Algunos son:

  • Produce quemaduras en tejidos vivos, afectando especialmente a las hojas y tallos verdes de las plantas y reduciendo su resistencia a las bajas temperaturas.
  • Acidifica las aguas de ríos, lagos, mares e incluso las de los acuíferos. Esto altera las condiciones de vida de muchos seres vivos, pero los más afectados son camarones, caracoles, mejillones y cangrejos de río (nunca me ha pasado, pero no creo que mole nada que me caiga ácido encima :S ).
  • Acidifica suelos, alterando sus condiciones y eliminando organismos como los que fijan el nitrógeno.
  • Favorece la disolución y movilización de los metales que hay en los suelos. Estos pueden ser absorbidos por plantas o llegar a aguas subterráneas o superficiales provocando envenenamiento de los seres vivos.
  • Corroe materiales de construcción, en especial a la piedra caliza y a los metales.

¿Qué es la lluvia ácida?

Se denomina lluvia ácida a cualquier precipitación cuyo pH sea más bajo de lo normal. Esto incluye lluvia, nieve, granizo e incluso niebla.

Si la química no te es familiar, te preguntarás qué pinzas es el pH. Se trata de una magnitud que mide la cantidad de iones de hidrógeno (H+) existentes tiene una sustancia; cuantos más iones tiene más ácida es. Se calcula aplicando la formula pH =-log[H+] que da un número que varía de 0 al 14; cuanto más cercano al 0 más ácida es la sustancia, si por el contrario se acerca al 14 es básica o alcalina. Si el pH es 7, se dice que es neutra. Por si te sirve de orientación, el pH de la piel humana varía entre el 4,5 y el 5,75.

La contaminación atmosférica es la principal causa de la lluvia ácida. Imagen: JuergenGER
La contaminación atmosférica es la principal causa de la lluvia ácida. Imagen: JuergenGER

La lluvia natural es ligeramente ácida, con un pH que varía entre 5 y 7. Esto se debe a que lleva CO2 disuelto que, al reaccionar con el agua, forma ácido carbónico (H2CO3). El problema viene cuando el valor baja de 5; algo que ocurre cuando hay otras sustancias disueltas en el el agua que forma las nubes:

  • Dióxido de azufre (SO2), que reacciona con el agua formando ácido sulfúrico (H2SO4).
  • Diversos óxidos de nitrógeno (NOx) que forman ácido nítrico.

Estos óxidos, que además son gases de efecto invernadero, tienen diversos orígenes, entre ellos alguno natural:

  • La quema de combustibles fósiles (calderas, motores, etc).
  • Las emisiones de los altos hornos de la industria, principalmente metalúrgica.
  • Erupciones volcánicas. Sí, existe una pequeña proporción de lluvia ácida de origen natural, pero no por ello menos catastrófica.

¿Hay solución?

Haberla, hayla; como las meigas. Y es exactamente la misma solución que tiene el efecto invernadero y, por tanto, el cambio climático: decirle adiós a las emisiones contaminantes. Obviamente no se pueden eliminar las emisiones naturales de erupciones volcánicas, pero todas las demás si.

De los daños de la lluvia ácida no se libran ni las gárgolas. Imagen: Nino Barbieri
De los daños de la lluvia ácida no se libran ni las gárgolas. Imagen: Nino Barbieri

El uso de energías verdes eliminaría las emisiones de óxidos de nitrógeno y azufre provenientes de la quema de combustibles fósiles. Y la utilización de filtros y catalizadores en la industria eliminaría gran parte de las emisiones que esta produce.

Mientras se consigue lo anterior mi recomendación es que ahorres energía, a ver si así es posible no acabar haciendo una versión de la mítica película: Cantando bajo la lluvia ácida.

PUBLICIDAD

Un comentario en “Lluvia ácida, descubre el fenómeno más corrosivo

Deja un comentario