El Niño de 1997 provocó grandes daños en Perú y otros lugares. Imagen: YAHOO! Noticias

Estos son los devastadores efectos del Niño y la Niña

¿Cuántas veces has oído hablar del Niño o la Niña? Y no, no se refiere a tus amigos que están esperando tener la parejita feliz de bebés. Hoy en Te lo dice Manu este cangrejo te explica qué pinzas son estos fenómenos y los efectos que tienen a nivel local y planetario.

PUBLICIDAD

¿Sólo de vez en cuando?

El Niño y la Niña son dos procesos climáticos que se producen en la región tropical del Pacífico oriental. O, lo que es lo mismo, en las costas del continente americano situadas entre los trópicos.

A pesar de lo que pueda parecer, ambos son procesos naturales que se producen cíclicamente. Estas anomalías no sólo afectan, en gran medida, a la región pacífica sino que se sufren a escala global. Además la frecuencia e intensidad de ambos fenómenos se ve afectada por el cambio climático antropogénico (¡¡si es que los humanos no hacéis más que liarla!!).

¿Qué es el Niño?

Los pescadores del norte de Perú se dieron cuenta de que, cada cierto tiempo, el agua que arrastraba la corriente oceánica se calentaba. Además esto sucedía siempre en torno al día de Navidad por ello la llamaban la corriente del Niño. Es decir, su nombre hace referencia al niño Jesús.

El Niño provoca cambios en la temperatura del agua del Pacífico. Imagen: Maulucioni
El Niño provoca cambios en la temperatura del agua del Pacífico.
Imagen: Maulucioni

Para comprender un poco mejor qué es lo que sucede, hay que entender la dinámica de los vientos. Los vientos alisios se mueven desde los trópicos hacia el ecuador, desde el este hacia el oeste; o lo que es lo mismo desde América hacía Asia y Oceanía. Estos vientos generan unas corrientes marinas que llevan el agua caliente desde las costas americanas hacía el Pacífico occidental. El agua más fría transportada por la corriente de Humboldt o peruana, procedente del sur, ocupa el lugar que deja el agua caliente.

Esa es la dinámica habitual, pero con una de frecuencia de entre 3 y 7 años esto cambia. Aumentan las presiones en la región de Oceanía haciendo que se debiliten los vientos Alisios. Esto provoca cambios en las corrientes marinas haciendo que el agua más cálida permanezca en las costas americanas. De esta forma el Pacífico se calienta en la región ecuatorial. El Niño puede durar desde unos pocos meses a algo más de un año con efectos a nivel planetario.

Qué ocurre cuando llega el Niño

Los efectos de este fenómeno van desde lo local a lo global. Podría decirse que es un efecto mariposa. Además son totalmente opuestos en función de la región de la tierra en la que se observen. De esta manera en América tenemos que:

  • Hay baja presión atmosférica.
  • Se produce un periodo húmedo con el aumento de las lluvias.
  • Disminuye el O2 disuelto en el agua.
  • Al producirse alteraciones en el agua sus habitantes migran, especialmente peces. Esto provoca a su vez alteraciones en las poblaciones de especies costeras que necesitan de los seres vivos marinos para su supervivencia.

En el Atlántico y área caribeña:

  • Disminuye el número y violencia de los huracanes.
  • Favorece las sequías extremas.
  • Favorece la aparición explosiva de tormentas severas. Esto es bastante sorprendente ya que disminuyen los huracanes.

Asia y Oceanía:

  • Hay alta presión atmosferica.
  • Aparece un periodo con menos lluvias, pudiendo darse sequías extremas.
  • El agua del océano se enfría.
  • Migración de especies marinas y costeras debido a los cambios en su hábitat.

La Niña también da la lata

Parece que para compensar el Niño, nuestro propio planeta genera la Niña. Precisamente recibe su nombre porque lo opuesto, aunque se ha visto en los últimos años que su presencia es ligeramente menor.

En el caso de la niña se produce una disminución de las presiones atmosféricas en la zona de Oceanía. Esto hace que los vientos Alisios sean mucho más fuertes provocando el movimiento de todo el agua cálida del Pacífico se desplace hacia Asia y Oceanía. Este agua es sustituida por la que proviene de la corriente de Humboldt, mucho más fría y que se desplaza apenas se calienta ligeramente; de esta forma el agua que baña las costas sudamericanas es mucho más fría de lo habitual.

En el mapa se muestra las zonas dónde el agua es más fría (de color azul) durante la Niña. Imagen: NASA Earth Observatory
En el mapa se muestra las zonas dónde el agua es más fría (de color azul) durante la Niña. Imagen: NASA Earth Observatory

Se ha observado que cuanto más corta es la duración del fenómeno, mayor es la fuerza. Además se observan cuatro fases bien diferenciadas que en conjunto pueden durar entre unos meses hasta 3 años. Hay estudios que analizan si el fenómeno de la niña está ayudando a amortiguar el calentamiento global debido al enfriamiento de las temperaturas que genera.

Efectos

En el continente americano:

  • Aumenta la presión atmosférica.
  • Disminuyen la lluvias en el sur. Especialmente en el interior del continente, provocando graves sequías.
  • Aumenta la cantidad de nutrientes que hay en el agua.
  • A causa del aumento de nutrientes aumentan las poblaciones de seres vivos marinos y costeros.

En el Atlántico y área caribeña:

  • Aumentan los ciclones tropicales en el Caribe.
  • Aumentan las precipitaciones en la región atlántica de norteamérica.

En Asia y Oceanía:

  • Hay baja presión atmosferica.
  • Se incrementan las tormentas y lluvias en la región de Indonesia.
  • El agua del océano se calienta.
  • Migración de especies marinas y costeras debido a la falta de alimento.

Daños para el ser humano

Los daños que provocan estos fenómenos al ser humano son muchos y muy variados. Los más destacados son los de la pesca: el Niño provoca perdidas pesqueras en la costa pacífica de Sudamérica, mientras que la niña lo hace en las costas pacíficas de Asía y Oceanía.

El Niño de 1997 provocó grandes daños en Perú y otros lugares. Imagen: YAHOO! Noticias
El Niño de 1997 provocó grandes daños en Perú y otros lugares. Imagen: YAHOO! Noticias

Las condiciones meteorológicas extremas como sequías, lluvias torrenciales o huracanes implican grandes pérdidas en cosechas, destrozos de infraestructuras, pérdida de recursos naturales, degradación de suelos, aparición de epidemias como el cólera, perdida de vidas humanas, etc.

Entre los años 1997 y 1998 el fenómeno del Niño fue especialmente intenso. Se calcularon unas pérdidas en torno a los 34.000 millones de dólares (en torno a los 30.215 millones de €). Las muertes relacionadas con el fenómeno se estiman en unas 20.000 muertes en todo el mundo. ¡Para que luego digan que los niños son buenos!

PUBLICIDAD

Deja un comentario