El desarrollo ecológico, social y económico deben estar inmanente relacionados para conseguir el desarrollo sostenible. Imagen: Johann Dréo

Desarrollo sostenible, ¿qué es y cómo alcanzarlo?

Los seres humanos vivís en un mundo donde lo único que parece importar es el dinero. La especie ha demostrado que la mayor parte de las actividades que lleva a cabo para favorecer el desarrollo económico no hacen más que destruir el entorno; llegando, en ocasiones, a destruir otras culturas y sociedades de seres semejantes a vosotros. Sólo fue cuando las cosas empezaron a tener mala pinta a nivel mundial, el momento en el que a alguien se le ocurrió que esta forma de desarrollo llegaría a poner en peligro los intereses humanos y a la propia especie; ahí surgió la idea que ahora conocemos como desarrollo sostenible. Una utopía que, gracias a la economía circular, está camino de hacerse realidad.

PUBLICIDAD

Brundtland antes que Río

Fue en los años 70 del siglo XX cuándo algunos empezaron a ver que el planeta estaba sufriendo a causa de ese implacable desarrollo económico. Todos los excesos iniciados con la revolución industrial, e incluso los cometidos con anterioridad, llevaban años dejando huella en la salud del planeta. Pero ¿cómo solucionarlo? ¿Y cómo abastecer a una población mundial cada vez mayor y más exigente sin acabar con los recursos del planeta?

La respuesta, que no fue extinguir al Homo sapiens (aunque a muchos les diesen ganas), parece llegar en 1987 con el Informe Nuestro Futuro Común o como lo conoce la mayor parte de la gente: el Informe Brundtland. En él aparece un nuevo termino que debería ser la solución a muchos problemas de la humanidad y que, posteriormente, sería unos de los puntos más importantes de la Cumbre de Río de 1992: el Desarrollo Sostenible o, como lo llamaron en un primer momento, desarrollo duradero.

El desarrollo ecológico, social y económico deben estar inmanente relacionados para conseguir el desarrollo sostenible. Imagen: Johann Dréo
El desarrollo ecológico, social y económico deben estar inmanente relacionados para conseguir el desarrollo sostenible. Imagen: Johann Dréo

Pero, ¿qué pinzas es el desarrollo sostenible? El Informe Nuestro Futuro en Común lo definió como el desarrollo humano que sirva para asegurar que se satisfagan las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias. O lo que es lo mismo: cubrir las necesidades actuales sin poner en peligro las necesidades de las generaciones futuras. Esto no sólo implica poner unos límites lógicos a la utilización de recurso; también implica un nexo de unión entre el desarrollo económico, social y ecológico sin favorecer uno por encima de los otros.

La idea fue bien acogida. ¡Muestra de ello es que hasta los cangrejos de río hemos ido hablar del término! Sin embargo, lo cierto es que -por muy bien plasmada que quedara en el informe del 87 y por mucho que se haya utilizado como base para diferentes acuerdos y protocolos- las cosas siguen por el estilo. El Homo sapiens sigue primando a la economía sobre lo ecológico y lo social. La biodiversidad se pierde a pasos agigantados, el cambio climático sobrevuela nuestras cabezas como un buitre sobre una oveja moribunda y las desigualdades sociales, especialmente las diferencias entre un hemisferio y otro, siguen a la orden del día (queda demostrado con el problema del coltán, del que te hable hace poco).

Economía circular para alcanzar el desarrollo sostenible

No hay que perder la esperanza y no porque sea un cangrejo optimista. Existen personas que están convencidas de que un mundo basado en el desarrollo sostenible es posible. Y para conseguirlo han asumido que la economía tradicional basada en coger del medio, hacer y desechar es obsoleta y, de continuar utilizándola, el planeta tiene los días contados.

La alternativa es una nueva estrategia económica, la economía circular. Sus principios, basados en la observación de la capacidad de retroalimentación de los sistemas vivos, son:

  • La preservación y, si es posible, la mejora del capital natural.
  • Mejora y optimización del uso de recursos naturales.
  • Fomentar la eficacia de los sistemas, para ello se eliminarán las externalidades o impactos negativos.

En el siguiente vídeo se explica cómo funciona la economía circular:

La economía circular es eficaz a cualquier tipo de escala y en cualquier lugar. Su aplicación implica la disminución del uso de recursos, la reducción de la producción de residuos y la limitación del consumo energético. También favorece el equilibrio entre el desarrollo económico, ecológico y social; lo que llevaría a la humanidad a conseguir el desarrollo sostenible.

El problema que se presenta es que aún hay muchos que se niegan a abandonar el sistema económico tradicional y, por desgracia, seguirán así hasta el día en que se den cuenta que el dinero ni se come ni se respira. Y que tampoco da la felicidad. Aunque, si no actuamos a tiempo, seguramente para ese entonces ya esté todo perdido y no haya marcha atrás. Está en nuestras manos exigir un mundo digno para nuestros descendientes en el que no se cuezan a causa del calentamiento global y puedan disfrutar, en igualdad, de los recursos naturales que la Tierra nos ofrece.

PUBLICIDAD

3 comentarios en “Desarrollo sostenible, ¿qué es y cómo alcanzarlo?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario