Las tormentas pueden ser espectáculos magníficos. Imagen: John R. Southern

¿Cómo se forman las tormentas y por qué hay más en verano?

Lluvia a lo bestia y en ocasiones granizo, casi siempre acompañados de descargas eléctricas que forman una suerte de espectáculo pirotécnico natural. Sí, ¡estoy describiendo una tormenta! Esas que se suelen vivir mucho en verano y cuyo fresquito tanto agradecemos todos. Pero, ¿por qué suelen ocurrir cuando más calor hace? Este cangrejo te explica cómo se forman las tormentas y te responde a esta pregunta.

PUBLICIDAD

Aire frío, aire caliente y un poco de humedad

Las tormentas de verano pueden ser una bendición o una autentica catástrofe. Imagen: Michelle Maria
Las tormentas de verano pueden ser una bendición o una autentica catástrofe. Imagen: Michelle Maria

Como bien sufres sabes, el calor es una de las características más destacables del verano. Y es, además, una de las razones por las que se forman las tormentas. Para entender bien su origen, este cangrejo tiene que explicarte el fenómeno de la convección y cómo se crean las nubes.

El sol hace que la temperatura de la superficie terrestre aumente y, por lo tanto, la del aire que está a menor altura. Cuando aumenta la temperatura del aire, las partículas que lo forman se separan y este se expande. Como consecuencia, disminuye la densidad. En otras palabras, se hace más ligero.

En condiciones normales, con la altura el aire se enfría y se vuelve más denso. Esto hace que el aire más ligero que está por debajo suba y se provoque una corriente vertical por convección (¡quédate con esto!). Este fenómeno lo puedes comprobar en casa cuando calientas agua en una cazuela. Verás cómo el agua caliente sube y, en su lugar, se queda la más fría que se calienta con el fuego y vuelve a subir.

Volviendo al tema de las nubes, si resulta que el aire caliente que sube proviene de una zona húmeda, subirá con él agua evaporada. A medida que se enfría lentamente por la ascensión, este vapor se condensa para formar las nubes. Pero para que surja una tormenta deben darse varios factores.

¿Cómo se forman las tormentas?

El primero de estos factores es una inestabilidad térmica en la atmósfera.

Imagínate que está haciendo un día de calor, mucho calor. Y de repente llega una masa de aire muy frío, generalmente procedente de los polos. De la misma manera en la que un pie aplasta a una galleta que hay en el suelo, esta masa de aire mucho más pesada aplasta a la tremendamente cálida.

Lo que sucede entonces es que la corriente vertical de la que te he hablado antes se hace mucho más fuerte. El aire caliente sube con excesiva rapidez para dejar al frío debajo (por eso hace más fresquito).

Si ese aire caliente procede de una zona húmeda llevará consigo vapor de agua. Que se condensa rápidamente y crea unas nubes muy densas y grandes conocidas como cumulonimbos (¡pregunta de examen!). Son tan grandes que pueden llegar a tener 20 kilómetros de altura. Estas nubes causan precipitaciones que suelen ser abundantes y durar poco tiempo (lo normal es en torno a una hora, pero puede haber tormentas de 10 minutos o de 5 horas).

Si la capa superior de aire es lo suficientemente fría puede congelar las gotas de agua de la nube y provocar una granizada.

Como te imaginarás, la necesidad de que haya una gran diferencia de temperatura entre la capa cálida inferior y la fría superior es el motivo por el que en los climas templados se produzcan más tormentas en verano.

¿Y los rayos?

No hay tormenta que se precie sin el aparato eléctrico que la acompañe. De hecho, hay muchas ocasiones en las que se producen tormentas eléctricas sin nada de precipitación. ¿Por qué pasa esto?

La aparición de los rayos guarda una relación muy estrecha con cómo se forman las tormentas. Imagen: John R. Southern
Las tormentas pueden ser espectáculos magníficos. Imagen: John R. Southern

Como te he dicho antes, cuando vienen estas masas de aire muy frío la corriente vertical aumenta mucho. Y esto hace que las partículas de aire chocan mucho más entre sí durante su ascensión, especialmente las gotas y cristales que se forman por la condensación y congelación del vapor de agua. Estos choques hacen que las partículas se carguen eléctricamente. Y se crea una nube llena de cargas eléctricas negativas.

El efecto es parecido a cuando frotas un boli Bic con un jersey de lana. La fibra se carga se electricidad y puedes hacer que el papel se pegue a él.

Para que esta nube elimine el exceso de negatividad es necesaria una diferencia de potencial. Esto quiere decir que tiene que haber otra nube o bien una porción del suelo que esté cargada positivamente. Las descargas eléctricas se producen cuando la diferencia de potencial es tan alta que es capaz de superar la resistencia del aire.

Como bien sabes, a la descarga se le conoce como rayo. A la luz que genera, relámpago y al sonido se le denomina trueno. ¿En serio humanos? ¿Por qué os complicáis tanto la vida?

¿Qué hacer en las tormentas?

Por si una tormenta te pilla desprevenido, o no, te doy unos consejos que es más que recomendable seguir:

Fuera de casa

  • Busca refugio. Yo me meto en mi cueva tan ricamente a esperar que la tormenta pase. Te recomiendo que hagas lo mismo. Evitaras acabar empapado (por lo visto a los humanos no os agrada si no es en la piscina o en la playa) y correrás menos riesgos de quedar frito por un rayo.
  • Si el hombre del tiempo ha avisado de que hay riesgo de tormentas, evita dejar tu vehículo en lugares que corran peligro de inundarse o donde se formen corrientes que puedan arrastrarlo.
  • Si la tormenta te ha pillado lejos de un lugar para refugiarte pero tienes tu coche, quédate dentro. Es cierto que al ser el exterior metálico atrae a los rayos, pero se produce lo que se llama jaula de Faraday y estarás 100% seguro (cosas de científicos, esos extraños seres).
  • En el campo es muy importante que te alejes de los árboles o grupos pequeños de árboles aislados y altos. También debes evitar quedarte en medio de grandes superficies abiertas. De hacerlo y notar cosquilleo en la piel y erizamiento en el pelo es conveniente que te pongas de cuclillas.
  • ¡Ni se te ocurra acercarte a un poste de la luz! Puede transmitirte la energía de un rayo que haya caído a kilómetros.
  • Huye de las cosas metálicas así como de los aparatos eléctricos y electrónicos.

En el hogar

  • Si hay avisos de tormentas y crees tu garaje o sótano o piso que da a la calle puede inundarse, protégelo en la medida de lo posible para evitar que entre el agua.
  • En casa, si tienes la tormenta encima, apaga y desenchufa los electrodomésticos y aparatos eléctricos que puedas. Especialmente si no están conectados a una toma de tierra. Evitarás que sufran una sobrecarga en caso de que caiga un rayo.
  • Si las ventanas de tu hogar son metálicas o hay elementos metálicos entre los materiales de construcción mantén una distancia prudencial con las paredes. Tampoco te vuelvas loco, no suele pasar nada por que te acerques a una pared. O sí. Muajajajajajaja.
  • Al igual que en el punto anterior evita el agua y la grifería y cañerías. La electricidad se transmite muy bien por ellas.
PUBLICIDAD

Deja un comentario