Aprende qué es la huella ecológica

Casi todo el mundo sabe que el vertiginoso nivel de consumo de recursos naturales hace que se requiera más de un planeta como la Tierra para evitar agotarlos por completo. Un problema muy serio para el futuro de la humanidad que tiene una forma de medirse: la huella ecológica. Junto al cálculo de la capacidad de producción de recursos, los seres humanos podéis ser conscientes del desastre que estáis protagonizando. A continuación, este cangrejo te enseña qué es, cómo se calcula y cuál es el déficit ecológico actual en España y el resto del mundo.

PUBLICIDAD

¿Qué es?

El ser humano está utilizando más recursos de los que la Tierra puede suministrar. ¿Cómo se sabe esto? A ojo de buen cangrejo me resulta evidente. Pero, como a los humanos os gusta eso de medirlo todo, precisamente para eso habéis creado la huella ecológica.

Se trata de un indicador de los impactos que provocáis en el planeta, que no hay que confundir con la huella de carbono. Refleja la cantidad de hectáreas globales que son necesarias para la vida de una persona. Es decir, la superficie planetaria que hace falta para producir los recursos naturales que consumes.

A la huella ecológica se le une otro medidor, que es la capacidad de producción de recursos. Como ambos se miden en la misma unidad, las hectáreas globales por persona o GHA, el resultado de restar la capacidad de producción a la huella se denomina déficit ecológico (si es negativo) o superávit ecológico.

La función con la que fue creada es la de concienciar acerca de lo dañino que es el estilo de vida consumista que habéis creado y de la necesidad de cambiarlo. Por vuestro propio bien.

La huella que deja el Homo sapiens en el planeta no es, por desgracia, algo que pase desapercibido. Imagen: Chris Potter
La huella que deja el Homo sapiens en el planeta no es, por desgracia, algo que pase desapercibido. Imagen: Chris Potter

La huella ecológica del mundo

Actualmente, a nivel planetario, el ser humano gasta mucho más de lo que nuestro hogar genera. Los cálculos estiman que se necesita un planeta y medio como el nuestro para abastecer las demandas de la humanidad. Y la peor parte es que estas demandas no paran de crecer. Cada vez hay más población y esta crea cada vez nuevas necesidades que deben ser abastecidas.

Como podrás imaginarte, no todos los humanos tenéis la misma huella ecológica. Por ejemplo, Japón necesita 4,3 veces su superficie para abastecer a su población (y eso que no es el de mayor huella ecológica). El caso más alarmante es Singapur, con un déficit ecológico de 7,9 GHA. En cambio, hay otros como Uruguay en los que existe superávit. Es decir, consumen menos recursos naturales de los que generan.

El déficit ecológico en España

Seguro que te preguntas en qué posición está situada España. Pues tengo malas noticias, lector homínido. Según la Global Footprint Network, actualmente se necesitan 2,4 Españas para abastecer los recursos que se consumen en el país. Sin embargo, tal y como muestra el gráfico, las necesidades por cada persona han disminuido. Pero todo debido a la crisis económica por lo que, cuando se acabe, es probable que el déficit aumente.

 

La huella ecológica de España lleva años superando con creces la capacidad de generación de recursos del país. Fuente: footprintnetwork
La huella ecológica de España lleva años superando con creces la capacidad de generación de recursos del país. Fuente: footprintnetwork

¿Cómo se calcula?

Hacer estas mediciones puede parecer sencillo, pero la verdad es que no lo es. Para obtener datos realistas es necesario tener en cuenta muchos factores. Algunos de ellos son:

  • El aumento de la población.
  • La deforestación.
  • La pérdida de suelo fértil.
  • El consumo de agua.
  • El consumo de energético y las fuentes de las que proviene esa energía.
  • El consumo de alimentos.
  • La generación de residuos.

Se puede medir tanto a nivel personal, empresarial, territorial o nacional e incluso mundial. A nivel nacional y empresarial se puede emplear para:

  • Determinar el valor de los recursos ecológicos.
  • Supervisar y manejar su capital natural.
  • Identificar los riesgos asociados al déficit ecológico.
  • Establecer políticas acordes con la realidad, priorizando el correcto uso de los recursos.
  • Medir su progreso hacia sus metas.

Calcular la huella a nivel personal también es posible. Así puedes conocer el impacto que generas y decidir si debes reducirlo. En la actualidad existen diversas herramientas con las que se puede calcularse, algunas de ellas gratuitas, que además pueden aconsejarte cómo reducir tu impacto en el entorno.

Una de estas herramientas que te recomiendo es la que ha creado la Diputación Foral del Bizkaia, Global Action Plan y Fundación Vida Sostenible. Con unas sencillas encuestas tendrás un valor bastante aproximado del impacto que generas. Si te animas a conocer tu huella ecológica sólo tienes que pinchar aquí.

Actuar para garantizar un buen futuro

Y te dirás, bueno, esto se soluciona siendo más ecológicos, cumpliendo los pactos y protocolos firmados a nivel mundial y ya está. Pero me temo que esto no es tan sencillo en un mundo en el que todos quieren tener los mejores avances tecnológicos, los mejores hogares, comer cosas que se producen en la punta opuesta del planeta, etc. Obviamente, los que tienes acceso a todo esto no van a abandonarlo y los que no lo tienen harán cualquier cosa por alcanzas estos avances.

Pero ojo, no estoy diciendo que los pobres se queden pobres como ratas y los ricos sigan bañándose en su riqueza. Es hora de que a muchos les entre en la cabeza que es hora de hacer sacrificios y de que el uso de los recursos de la Tierra debe ser justo, equitativo y sostenible para todos.

PUBLICIDAD

Un comentario en “Aprende qué es la huella ecológica

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario