No, esta tortuga no ha decidido unirse a la moda de los corsés; a esta pobre le ha alcanzado la de lanzar basura al mar. Imagen: ecologismos

Un mar de plásticos

Que muchos humanos eran un poco guarros lo sabíamos todos (hasta Charlie the Mudbug), pero el ‘un poco’ se quedó corto el día que supe que había una megaisla, hecha únicamente de plásticos, flotando a la deriva en el Pacífico. Lo del continente de basura flotante es una amenaza para los seres vivos y los ecosistemas.

PUBLICIDAD

Sopa de plásticos

Según un artículo publicado en la revista Science se vierten al año unos 8 millones de toneladas de plástico al mar (¿de dónde pinzas sacáis los humanos tanta basura?). Plásticos que llegan a aguas oceánicas ya sea mediante vertidos directos o por la mala gestión y reciclaje en tierra firme.

Si crees que el Pacífico es el único océano con este problema, estás muy equivocado. Actualmente todos los océanos tienen un caldo de plásticos, situado aproximadamente en el centro de ellos a causa de las corrientes marinas, que los concentran allí.

Los plásticos se fragmentan con el paso del tiempo hasta convertirse en pequeñas moléculas con una alta capacidad de dispersión (la arena de casi todas las playas del mundo tiene este deshecho en su composición), de manera que las sopas de plásticos no contienen sólamente bolsas o recipientes, sino que llevan también trozos minúsculos de este material que tardará miles de años en degradarse totalmente.

Hongos, bacterias y equipos de limpieza

No, esta tortuga no ha decidido unirse a la moda de los corsés; a esta pobre le ha alcanzado la de lanzar basura al mar. Imagen: ecologismos
No, esta tortuga no ha decidido unirse a la moda de los corsés; a esta pobre le ha alcanzado la de lanzar basura al mar.
Imagen: ecologismos

Estas ‘deliciosas sopas’ son un autentico peligro tanto para la vida marina como para la terrestre:

  • Los animales confunden los trozos de plástico con alimento, y ya son muchas las aves que se han encontrado con el estomago repleto de deshechos.
  • Las moléculas plásticas entran en la cadena trófica a través de medusas y otros seres que se alimentan filtrando el agua. De esta manera las moléculas tóxicas pasan de un nivel de la cadena a otro acumulándose en los tejidos (bioacumulación) hasta causa la muerte de los seres de los niveles superiores.
  • Los plásticos tienen una gran capacidad de absorber contaminantes como DDT’s, lo que los hace más tóxicos aún para los seres vivos.
  • Los animales se enganchan en bolsas, redes, anillas, pajitas… pudiendo morir por asfixia, causar necrosis o deformaciones.

Pero no te desanimes, no todo está perdido. Aún quedan humanos preocupados y con ganas de hacer las cosas bien. Uno de ellos es el joven holandés Boyan Slat, que creó un sistema de barreras para recoger el plástico de las sopas y poder sacarlo del mar para reciclarlo. En algunos países se están llevando a cabo campañas de recogida y reciclaje de basura en las playas, que pueden llegar a incluir sanciones a los cochinos que dejen desperdicios.

Este hongo, el Pestalotiopsis microspora, es capaz de alimentarse de plástico. ¡Que le aproveche! Imagen: truthistreason
Este hongo, el Pestalotiopsis microspora, es capaz de alimentarse de plásticos. ¡Que le aproveche!
Imagen: truthistreason

Pero quizá lo más curioso de todo sean las investigaciones que se están llevando a cabo con hongos y bacterias capaces de descomponer plásticos, lo que se denomina biorremediación. El Pestalotiopsis microspora es un hongo que unos estudiantes de Yale descubrieron en Amazonas y que puede degradar el poliuretano. En diversos laboratorios también se han encontrado las bacterias: Comamonas acidovorans, Corynebacterium sp., Pseudomonas fluorescens, P. chlororaphis y Bacillus subtilis, entre otras, que también son capaces de degradar plásticos.

Estos avances son una gran noticia, pero no servirán de nada si los seres humanos no os concienciáis de que tenéis que evitar que esos plásticos lleguen a los océanos.

PUBLICIDAD

Deja un comentario