Hay especies para todo, incluso aquellas que tiene su hábitat entre las arenas del desierto. Imagen: Anthere

¿Qué está destruyendo el hábitat?

Desde 1985 el primer lunes de octubre se celebra el Día Mundial del Hábitat para recordar su importancia y la necesidad de su conservación, ya que se trata de un elemento necesario para todas las especies (incluido el Homo sapiens).

PUBLICIDAD

Una definición

He hablado del hábitat al menos un millón de veces pero nunca me he parado a explicar lo que es. ¿Qué mejor momento que este?

Hay especies para todo, incluso aquellas que tiene su hábitat entre las arenas del desierto. Imagen: Anthere
Hay especies para todo, incluso aquellas que tienen su hábitat entre las arenas del desierto.
Imagen: Anthere

Según la Directiva Hábitats (Directiva 92/43/CEE) se trata de una zona terrestre o acuática diferenciada por sus características geográficas, abióticas y bióticas tanto si son enteramente naturales o seminaturales. Visto así suena un poco enrevesado (los humanos y el gusto por complicarse) pero se podría decir en pocas palabras que es el lugar donde vive una especie y que tiene las características necesarias para que ésta se desarrolle: temperatura, humedad, tipo de suelo, especies que conviven con ella, alimento, etc.

Obviamente se trata de un elemento imprescindible para la supervivencia de las especies. Por ejemplo: el río en el que vivo es mi hábitat, el cual comparto con otras especies y, además, tiene una determinadas características; si me sacas del río o cambias cualquier elemento (biótico o abiótico) me costará mucho sobrevivir (esto no es aplicable a especies invasoras como Charlie the Mudbug, que se adaptan hasta al infierno).

El hábitat y su riesgos

Los hábitats varían con el paso del tiempo, lentamente, permitiendo a las especies adaptarse a esos cambios. En cambio, en la actualidad muchas de esas variaciones se producen de manera brusca, lo que dificulta que los seres vivos nos acondicionemos. Piensa que un día estás tan tranquilo en tu sofá a una temperatura agradable de unos 25ºC y de golpe y porrazo pasas a -10ºC sin un jersey a mano ni una estufa; pues algo similar nos ocurre a las demás especies.

Benidorm es uno de los múltiples ejemplos de urbanización descontrolada y destrucción de hábitats. Imagen: Juan Carlos
Benidorm es uno de los múltiples ejemplos de urbanización descontrolada y destrucción de hábitats.
Imagen: Juan Carlos

Pero, ¿qué es lo que está produciendo esos cambios bruscos en los hábitats? Pues de manera directa o indirecta el Homo sapiens. El cambio climático y la frenética actividad humana está provocando problemas muy graves. Muchas de las especies en peligro se encuentran en esa situación debido a su desaparición y fragmentación, entre otras causas.

El aumento de la agricultura intensiva, el cambio de usos en los suelos para la introducción de determinados cultivos (palma, soja…), el desarrollo urbanístico sin control o la construcción de puertos deportivos son sólo algunos ejemplos de la destrucción de hábitat.

La fragmentación del hábitat no sólo destruye los hogares de los seres vivos, sino que también aísla a individuos de una misma especie impidiendo el intercambio genético. Esto puede provocar dos cosas:

  1. Que las poblaciones, separadas por una barrera, evolucionen de manera diferente.
  2. Que haya poca variabilidad genética y que la especie caiga en picado (¿te suena Carlos II y sus problemas de consanguinidad?).
La construcción de carreteras es una de las formas más usuales de fragmentación del hábitat. Imagen: Cuppysfriend
La construcción de carreteras es una de las formas más usuales de fragmentación del hábitat.
Imagen: Cuppysfriend

Otro problema que afecta gravemente a el hábitat es la contaminación, especialmente en los sistemas acuáticos que son los más delicados. Las emisiones y vertidos a la atmósfera, suelos o aguas provocan cambios, complicados y costosos de remediar en su mayoría, que afectan directamente a las especies que dependen de esos medios.

Ojalá los humanos comprendáis pronto que la única manera de conservar el hábitat llega con el desarrollo sostenible y el respeto a los demás.

PUBLICIDAD

Deja un comentario