Si los trilobites se extinguieron por débiles, ¿qué razón tienen los linces y otras especies en peligro para seguir existiendo?

Los más débiles deben extinguirse de una vez

Debo de admitirlo. Hace algún tiempo, durante una larga tarde de reflexión, llegué a la conclusión de que algunas especies deberían extinguirse. Para ser más concretos, todas aquellas débiles que se encuentren en peligro y sean incapaces de mantenerse vivas por sí mismas. ¿Qué culpa tenemos los demás de que no hayan sido capaces de adaptarse a los cambios? La sustitución de animales y plantas no es más que una parte de la evolución. Hoy le dedico el Te lo dice Manu de la semana a profundizar en esta reflexión.

PUBLICIDAD
Si los trilobites se extinguieron por débiles, ¿qué razón tienen los linces y otras especies en peligro para seguir existiendo?
Si los trilobites se extinguieron por débiles, ¿qué razón tienen los linces y otras especies en peligro para seguir existiendo?. Foto: Kevin Walsh

Recursos desperdiciados

Si bien es cierto que los humanos sois una plaga, como los conejos en Australia (con la diferencia de que os repartís a lo largo y ancho del mundo), también es verdad que habéis sido los que mejor os habéis adaptado a los ambientes o, en algunos casos, habéis adaptado los ambientes a vosotros. ¿No sería lo más lógico dejar actuar a la teoría de la selección natural que enunció inicialmente Darwin? ¡Es de las pocas leyes que están demostradas!

Piénsalo. ¿Cuánto dinero y esfuerzos están desperdiciando la ONU, gobiernos y las ONG por mantener vivas especies que a estas alturas de la historia deberían estar haciendo compañía a los trilobites en los museos y los libros de historia natural? Mira el ejemplo del lince ibérico: el que no muere envenenado, atropellado o tiroteado es un milagro andante. ¿Cuántos recursos supone a un Estado mantener una especie que los propios ciudadanos están determinados a llevar a al extinción, conscientemente o no?

La culpa es de los más débiles

Y en cuanto a las especies invasoras, ¿qué culpa tiene el mosquito tigre o el lirio de agua de adaptarse mejor que los nativos? No es su culpa que las especies endémicas sean un poco lerdas e incapaces de competir, como la naturaleza manda, por sus propios recursos. Además, el que los humanos introdujeseis especies alóctonas (de fuera) en determinados ambientes sólo aceleró el proceso de colonización de muchas de ellas. ¿Acaso la mosca negra no acabaría volando por sí sola conquistando todos los ambientes que fuesen buenos para ella?

Desde los inicios de la vida se han producido movimientos migratorios así como la evolución de determinados animales y plantas que han ocasionado cambios en el ecosistema. ¡Es parte del progreso! ¿O es que la vida no tiene derecho a existir? Os recuerdo que cuando La Tierra era una roca mojada inerte, fueron las primeras estructuras celulares la que invadieron todo el planeta. Y, si no fuera por ellas, nada sería lo que es hoy.

Que los cangrejos ibéricos seamos débiles y estemos condenados a desaparecer a favor del americano o del señal no es más que parte de este progreso ascentral que Darwin defendió con las leyes de la evolución. He de reconocer que somos débiles y no nos hemos podido adaptar a las nuevas circunstancias. Como le pasa a los gorriones, que no saben defenderse de las cotorras, urracas ni de la contaminación. O como sucede con la ardilla roja, que no aguanta la amenaza de la ardilla gris.

En definitiva; aunque suene duro, los únicos culpables de la situación de las especies en peligro de extinción son ellas mismas por no estar a la altura de las circunstancias. Y, por muy melancólico que sea mantenerlas existiendo, lo mejor para el mundo es que desaparezcan y queden en nuestro recuerdo.

PUBLICIDAD

Deja un comentario