El agua también puede almacena CO2 disuelto. Imagen: PublicDomainPictures

¿Por qué los océanos están en peligro?

Hoy se celebra el Día Mundial de los Océanos cuyo lema, que se repite por segundo año consecutivo, es: Unos océanos sanos, un mundo sano. Pero, ¿qué es lo que hace que estas inmensas masas de agua salada estén enfermas?, ¿por qué, como humano, estás contribuyendo a ello?, ¿realmente la salud del resto del planeta depende de ellas? Estas y otras preguntas te las contesto en este artículo de concienciación ambiental.

PUBLICIDAD

El agua de la vida

El agua de los mares y océanos cubre en torno a las tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta. Es por ello que estas masas de agua influyen en el clima, en la composición atmosférica o en la formación de rocas. Pero no sólo los factores abióticos dependen de ellas; la vida, que según los científicos se originó en el agua del océano primitivo, está íntimamente ligada a los océanos y su salud. Por eso, si quieres cuidar tu bienestar, debes cuidarlos a ellos.

Si lo anterior no te ha convencido, a continuación te doy algunas razones más concretas:

  • De ellos el ser humano obtiene gran cantidad de recursos, entre ellos el petróleo que tanto parece gustarle al Homo sapiens (la mayor parte de los yacimientos tienen su origen en ambientes marinos).
  • Producen una gran parte del oxígeno del planeta.
  • Son importantes sumideros de carbono.
  • Contienen una gran cantidad de biodiversidad. Animales, plantas, algas y otros seres tan dignos como tú y con tu misma capacidad de sufrir.
  • Muchas especies dependen de ellos para la obtención de alimento y cubrir otras necesidades.
  • Gran parte de las rocas sedimentarias se forman en los fondos marinos.
  • Los océanos son uno de los componentes principales del ciclo del agua.
  • Son los termo-reguladores del planeta ya que absorben gran cantidad del calor ambiental.

Problemas que afectan a los océanos

Al ser tan extensos y formar parte activa en tantos procesos, los océanos están expuestos a muchos impactos generados por las actividades humanas y algunos naturales como son las erupciones, terremotos, etc.

Pesca y acuicultura

La sobreexplotación pesquera provoca pérdidas de biodiversidad. No sólo por la desaparición de las especies que se capturan, además, afecta el impacto que tiene en otras especies que dependen de ellas para su supervivencia o incluso el control de sus poblaciones. El uso de determinados métodos o artes de pesca como la de arrastre o el uso de explosivos (si, sorprendentemente hay desaprensivos que siguen usándolos) provocan grandes daños en los ecosistemas.

Una buena gestión de los recursos y la implantación de un sistema de pesca sostenible es la única solución a la sobreexploración de los océanos. Imagen: Céréales Killer
Una buena gestión de los recursos y la implantación de un sistema de pesca sostenible es la única solución a la sobreexploración de los océanos. Imagen: Céréales Killer

La acuicultura es una buena forma de evitar la sobreexplotación de especies en estado salvaje, pero también tiene sus partes negativas. El exceso de nutrientes en algunas zonas provocado por el uso de piensos para la alimentación puede provocar la proliferación de ciertos organismos e incluso la eutrofización de las áreas de cría. También es posible la transmisión de enfermedades de las especies de cría a las de libertad y a la inversa.

Contaminación

Podría parecer que los océanos y mares no sufren a causa de la contaminación, ya que al ser tan grandes los contaminantes se dispersan con facilidad, pero no es cierto. El mar no es un vertedero infinito. La gran cantidad de vertidos que se hacen directamente al agua o que llegan a través de los son bastante preocupantes.

  • Los océanos se han convertido en un caldo de plásticos a causa de la basura de este tipo que acaba en estas aguas. Hay que recordar la enorme isla que flota a la deriva formada por basura plástica.

  • Por otro lado, tenemos también los vertidos, accidentales o no, que se producen por el tráfico marítimo, la limpieza de barcos en alta mar y la explotación petrolífera. Hay más galletas de chapapote flotando por ahí de lo que nos imaginamos.
  • También hay que tener en cuenta vertidos como el de las aguas de Fukushima. Las aguas procedentes de la extinción del incendio e incluso del propio reactor a aportado un aumento de la temperatura del agua de la zona y una cantidad de radiación que podría convertir en realidad los monstruos, como Godzilla, que los nipones tanto temen.

La contaminación no sólo influye en los ecosistemas o favorece la pérdida de biodiversidad. También afecta directamente a la cantidad de CO2 que pueden absorber los océanos, a la formación de rocas y suelos marinos y a la dinámica climática y mareal a causa del aumento de la temperatura del agua.

Cambio climático

Tanto el de origen antropogénico como el natural influye en los océanos. Pero esto es la pescadilla que se muerde la cola; como los océanos están tan ligados al clima en el momento que se produce un cambio en las aguas implica un cambio en el clima.

Al igual que la contaminación, afecta a los ecosistemas y a la biodiversidad, a la cantidad de sustancias naturales disueltas (incluido el CO2), a la geología de los suelos y a la dinámica de las mareas.

Tráfico marítimo, turismo, construcciones y otros

La presión que ejerce el trafico de barcos, el turismo y determinadas construcciones sobre los ecosistemas marinos es francamente impresionante. La introducción de especies está íntimamente relacionada con el trasiego de barcos y obras arquitectónicas como el canal de Suez o el de Panamá.

Por mucho cuidado que tengan en el canal de Panamá no nada que impida que especies de un océano acaben en el otro. Imagen: Stan Shebs
Por mucho cuidado que tengan en el Canal de Panamá, no hay nada que impida que especies de un océano acaben en el otro. Imagen: Stan Shebs

Otras construcciones como malecones, puertos o diques como los que impiden que los países bajos acaben bajo el agua influyen directamente en los ecosistemas, en las mareas y en los procesos erosivos y de precipitación naturales. ¿Cuántas playas naturales han desaparecido tras la construcción de este tipo de estructuras?

Como has podido comprobar, los océanos son sistemas complicados, de los cuales dependen un montón de cosas de nuestro planeta. Lo que no entiendo es por qué no sois los humanos capaces de cuidar de ellos.

PUBLICIDAD

Un comentario en “¿Por qué los océanos están en peligro?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario