El desierto de Atacama es el lugar más árido de la Tierra y su avance se debe al cambio climático y sobreexplotación de recursos hídricos. Imagen: Danielle Pereira

Desiertos que no paran de crecer por culpa del ser humano

El próximo viernes 17 de junio se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación. La ONU quiere con ello llamar la atención sobre la degradación de las tierras fértiles y el crecimiento de los desiertos. Y no porque crezcan de forma natural sino porque, para variar, lo hacen a causa de vosotros, humanos.

PUBLICIDAD

Dos conceptos diferentes

Lo primero que hay que aclarar es la forma en que se crean o se expanden los desiertos. Estoy seguro de que has oído hablar de los términos desertización y desertificación. Ambas palabras hacen referencia a la formación de los desiertos. Pero ojo, que son diferentes procesos:

  • La desertización es el proceso natural (sin humanos de por medio). En él, una región cambia progresivamente sus condiciones climáticas y ecológicas para formar un desierto. El Sáhara es un ejemplo.
  • La desertificación es la degradación de los suelos fértiles por causas antropogénicas. Por ejemplo, el sobrepastoreo acaba dando suelos altamente áridos y desérticos.

Obviamente, la desertización, al tratarse de un proceso natural, es casi imparable. Pero eso no quiere decir que sea malo. Los desiertos son ecosistemas tan necesarios en nuestro planeta como las selvas o los bosques boreales. El problema reside (como siempre) cuando estos desiertos se originan por el fenómeno de la desertificación.

Causas de la desertificación

Mapa de la distribución de los desiertos y áreas deserticas, en los colores más oscuros, junto con las zonas de riesgo de desertización o desertificación (las zonas más claras). Imagen: Vzb83
Mapa de la distribución de los desiertos y áreas desérticas, en los colores más oscuros, junto con las zonas de riesgo de desertización o desertificación (las zonas más claras). Imagen: Vzb83.

Según datos de la propia ONU, 24 billones de toneladas de suelo fértil desaparecen cada año y en torno a un tercio de la superficie terrestre sufre la amenaza de la desertificación. ¿Pero cuales son las causas de este avance antinatural de los desiertos? Este cangrejo te cuenta las más importantes:

  • El cambio climático antropogénico. Favorece el aumento de las temperaturas y la sequía en determinadas regiones, esto genera que se pierda cobertura vegetal y la aridez del suelo aumente.
  • La sobreexplotación agrícola. Implica la pérdida de cobertura vegetal y el aumento de la erosión.
  • El uso inadecuado de las técnicas de regadío. Provoca un aumento de la salinidad del suelo disminuyendo la capacidad de producción.
  • Reducción de los ciclos de cultivo y periodos de barbecho. Favorece la aridez del suelo.
  • El sobrepastoreo. Desemboca en la pérdida de la cobertura vegetal.
  • La sobreexplotación de las masas forestales y los incendios forestales. Como consecuencia, se pierde la cubierta vegetal del suelo.
  • Obras hidráulicas como el desvío de los cursos de los ríos. Favorecen la erosión y desecación de los cauces naturales y la pérdida de los suelos útiles por dónde se desvía el nuevo cauce.
  • La actividad minera, especialmente a cielo descubierto. Favorece la erosión de los suelos y el aumento de determinados elementos en ellos que reducen la productividad.

Algunos desiertos en aumento

La deserificación se trata de un fenómeno a nivel mundial. Pero lo cierto es que algunas zonas como el continente africano se ven más afectadas que otras. Y España, por sus características climáticas y geológicas, posee una gran parte de su territorio amenazado por su alta aridez y los graves impactos de la actividad humana.

El año pasado te hablé sobre el problema de la desertificación en España

Como Homo sapiens inteligente que eres podrás suponer que no todos los desiertos avanzan igual ni que a todos les afectan las mismas cosas. A continuación te doy a conocer algunos de ellos:

Sahara, de sabana a desierto

Los desiertos son ecosistemas naturales, también poseen biodiversidad y son parte de nuestra biosfera. El problema es cuando no se originan de manera natural. Imagen: Eva Manzl
Los desiertos son ecosistemas naturales, también poseen biodiversidad y son parte de nuestra biosfera. El problema es cuando no se originan de manera natural. Imagen: Eva Manzl

El Sahara es uno de los pocos desiertos en los que la desertización predomina sobre la desertificación. La sabana se ha ido transformando progresivamente en áreas desérticas y así lo demuestran algunas pinturas de los antiguos moradores de áreas que ahora son desierto en las han quedado reflejada parte de su fauna.

Eso sí, hay zonas como Marruecos o Argelia que no se salvan de la manos del hombre y donde la desertificación se hace evidente.

Riesgo de fusión, Taklimakan y Kumtag

Parece ser que el desierto de Taklimakanm se acabará uniendo por el este al de Kumtag. Imagen: NASA
Parece ser que el desierto de Taklimakanm se acabará uniendo por el este al de Kumtag. Imagen: NASA

Estamos ante dos desiertos chinos a los que les falta poco para convertirse en uno solo. El sobrepastoreo y una mala gestión de los recursos hídricos están provocando que el Taklimakan y Kumtag engullan tierras que antes eran fértiles y aumenten escandalosamente su tamaño.

Atacama, el más seco del mundo

Santiago de Chile mira al norte con preocupación. En 2015, la continua sequía hacía temer que el avance de la desertificación se comiera rápidamente los 300 km que separan la ciudad del desierto de Atacama, el lugar más árido de la tierra.

El desierto de Atacama es el lugar más árido de la Tierra y su avance se debe al cambio climático y sobreexplotación de recursos hídricos. Imagen: Danielle Pereira
El desierto de Atacama es el lugar más árido de la Tierra y su avance se debe al cambio climático y sobreexplotación de recursos hídricos. Imagen: Danielle Pereira

Este periodo seco, incluido en el fenómeno del Niño, no es el único que trae problemas. Tras él viene el periodo lluvioso que trae La Niña (muy originales con los nombres…), que debido a la situación del suelo este no será capaz de absorber el agua caída favoreciendo la erosión de las capas superficiales.

Desierto de Registán

Por si los conflictos en los que está sumido Afganistán fueran pocos, hay que sumarle el avance del desierto de Registán. Imagen: alamanach
Por si los conflictos en los que está sumido Afganistán fueran pocos, hay que sumarle el avance del desierto de Registán. Imagen: alamanach

Este desierto afgano, según al ONU, ha sepultado hasta 100 aldeas bajo sus arenas y sigue su avance hacia el oeste. A su paso va destruyendo las pobres tierras agrícolas que alimentan a la población. Los aliados de la desertificación del Registán son el sobrepastoreo y la sobreexplotación maderera para leña.

PUBLICIDAD

Deja un comentario