Su capacidad de adaptación a las tierras irlandesas hizo que estas patatas fuesen casi las únicas en cultivarse en el país. Imagen: GOAP

Las patatas que están desapareciendo

Patatas fritas, guisadas, a la panadera, bravas, en tortilla, en ensalada, en puré… Y la lista de platos que llevan este tubérculo sigue y sigue. Si no hago parar a mis esbirros humanos aún estaban diciéndome platos mientras babean pensando en ellos. Hoy te hablo de esta planta y sus variedades en peligro de desaparecer.

PUBLICIDAD

Un poco de historia de patatas

Esta planta llegó desde el altiplano andino a la corte de Castilla en época de los Reyes Católicos, durante el supuesto descubrimiento, para expandirse posteriormente por casi todo el mundo. Ahora parecería increíble que en un hogar de Homo sapiens faltasen las patatas.

La patata llegó a Europa como planta ornamental. Imagen: H. Zell
La patata llegó a Europa como planta ornamental.
Imagen: H. Zell

Pero las patatas no se comenzaron a cultivar como alimento en Europa hasta el periodo entre 1571 y 1574. La extrema sequía que asoló Sevilla (entre otras partes de la Península Ibérica) y la consecuente falta de alimentos tradicionales creó la necesidad de buscar algo que comer; y ahí estaba la patata. Desde entonces, la Solanum tuberosum le ha quitado el hambre a mucha gente. Pero también su falta ha causado grandes tragedias, cómo la gran hambruna irlandesa del siglo XIX que provocó la inmigración masiva a Norteamérica; al parecer no había suficiente cultivo para abastecer a una población creciente, empobrecida y, sobre todo, hambrienta.

En nuestros días, este famoso tubérculo no solo se emplea en alimentación humana. Es una gran fuente de almidón y celulosa por lo que su uso en la fabricación de papel, cartón y pañales, obtención de bioetanol y alimentación para ganado está muy extendido.

Variedades tradicionales que dejan de cultivarse

El problema actual de esta solanácea no es la falta de su cultivo, si no la pérdida de biodiversidad. Como pasa con otros cultivos y con animales domésticos, las variedades de patatas se han ido reduciendo quedando su cultivo reducido a aquellas más económicas de cultivar debido a su alto rendimiento de producción y a su resistencia a sequías y plagas (esto sin contar con la introducción de organismos genéticamente modificados).

Copo de nieve

Estas patatas se dan en las alturas de Sierra Nevada. Imagen: ©Canal Sur
Estas patatas se dan en las alturas de Sierra Nevada.
Imagen: ©Canal Sur

Es una variedad andina de la cual en 2009 solo se daban 12 kilos en la Península Ibérica. Paso muchos años siendo cultivada en exclusiva por una sola persona (a la que espero se le reconozcan sus años de esfuerzo por conservar esta variedad en nuestro país) en Sierra Nevada.

Se trata de una patata de entre 5 y 10 centímetros de tamaño de piel color marfil y con el interior blanco (por eso el nombre); muy compacta, con poco contenido en agua pero con mucho sabor a patata. Es precisamente por este sabor que se está intentando recuperar.

Lumper irlandesa

Su capacidad de adaptación a las tierras irlandesas hizo que estas patatas fuesen casi las únicas en cultivarse en el país. Imagen: GOAP
Su capacidad de adaptación a las tierras irlandesas hizo que estas patatas fuesen casi las únicas en cultivarse en el país.
Imagen: GOAP

Esta patata es la que provocó la gran hambruna de la que te he hablado antes en Irlanda. Esta variedad es muy productiva pero la poca diversidad genética y su baja resistencia a las plagas fue lo que provocó que el ataque de un hongo acabase con toda la producción de patatas en la década de los 40 del siglo XIX.

Parece que fue una patata maldita hasta que en 2008 se propuso reintroducirla en el mercado irlandés.

Bonitas

¿Por qué llamar bonita a una patata? Espero que se refiriesen a las flores de la planta, porque lo que es el tubérculo…

Las papas bonitas son algunas de las variedades antiguas procedentes de Tenerife. Imagen: Isla de Tenerife Vivela
Las papas bonitas son algunas de las variedades antiguas procedentes de Tenerife.
Imagen: Isla de Tenerife Vivela

Las patatas bonitas son un conjunto de variedades de distintos colores cultivadas, en exclusiva, en Tenerife. A parte de su reducida distribución geográfica las variedades negra y blanca están en peligro a causa de que su cultivo, reducido al Valle de la Orotava, está en retroceso a pesar de ser unas de las patatas más apreciadas en la cocina canaria.

Roja Bodega

Esta variedad tan llamativa por su color ha estado a punto de desaparecer. Imagen: Slow Food USA
Esta variedad tan llamativa por su color ha estado a punto de desaparecer.
Imagen: Slow Food USA

Estas patatas de piel roja han estado al borde de la desaparición en California, EEUU (¿Los estadounidenses tienen fijación por el rojo? Primero el maldito de Charlie the Mudbug y luego una patata ¿Qué será lo siguiente?). Esta variedad fue la base alimenticia de los buscadores de oro californianos en torno a 1840. Posteriormente su cultivo comenzó a decaer hasta casi su desaparición a causa de su poca resistencia a las plagas. No es hasta hace unos pocos años que algunas granjas y parte de la población de la Bahía norte de California comenzaron a cultivarla de nuevo como parte de la cultura histórica culinaria (aunque su idea no tenga mucho que ver con la conservación de la biodiversidad es de agradecer el esfuerzo).

Palmeras

Al igual que las bonitas, son varias patatas de colores las que hay en esta denominación. También se dan en Tenerife y su cultivo se está viendo reducido ya que no son muy apreciadas, a pesar de haberse usado tradicionalmente en la cocina de la isla.

Estas son sólo unos ejemplos de la diversidad que se está perdiendo, o han estado a punto de perderse, a causa de la manía de ser humano por los monocultivos y de la modificación genética de las especies.

PUBLICIDAD

2 comentarios en “Las patatas que están desapareciendo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario