¿De qué sirve apagar las luces de Barcelona una hora, si el resto del año el ahorro energético brilla por su ausencia? Imagen: Enhy

La Hora del Planeta, ¿concienciación o hipocresía?

El próximo sábado 19 de marzo, además del Día del Padre, se celebra La Hora del Planeta. Muchos lugares y muchas personas apagarán las luces entre las 20:30 y las 21:30 (hora nacional) colaborando con esta iniciativa. Hoy este cangrejo te explica qué es, por qué se hace y si realmente sirve para algo más que para vagar en la oscuridad durante una hora.

PUBLICIDAD

Cambia por el Clima

La campaña de WWF de La hora del planeta insta a cambiar hacía una sociedad más sostenible antes de que sea demasiado tarde. Imagen: WWF-lahoradelplaneta
La campaña de WWF insta a cambiar hacía una sociedad más sostenible antes de que sea demasiado tarde. Imagen: WWF-lahoradelplaneta

La idea surge en 2004 cuándo WWF Australia, tras los alarmantes datos que se estaban dando a conocer acerca del cambio climático, decide buscar una forma de hacer una llamada de atención a la población e intentar concienciarla de lo que está sucediendo en el planeta. Para ello recurren a una agencia de publicidad, la cual idea la campaña que en 2007 ve la luz con el título de El Gran Golpe en Sydney.

El año siguiente se sumaron a este gesto varias ciudades apagando, durante una hora, la iluminación de sus monumentos más representativos. Durante los años siguientes, la iniciativa ha ido extendiéndose poco a poco pero de manera imparable llegándose a celebrar en más de 7.000 ciudades. Además, cuenta con la participación activa de la población, tanto en las movilizaciones previas al apagado, como en el propio apagado desde sus casas.

Cabe destacar La Hora del Planeta del año pasado, que ante la cercanía de la Cumbre por el Clima de París, movilizó a miles de personas en manifestaciones a favor de la lucha contra el cambio climático y pidiendo que en París se llegase a un acuerdo satisfactorio (cosa que desde mi cangrejil perspectiva no parece haber sucedido).

Como una buena campaña publicitaria ha funcionado a la perfección, poca gente hay en el mundo que no haya oído hablar de La Hora del Planeta (aunque desconozcan su significado). Pero, ¿habéis cambiado los humanos por el clima?

¿La hora del planeta sirve para algo?

A esta campaña de concienciación se le han unido diversos proyectos como El Bosque de la Hora del Planeta en Uganda, Hogares con Energía Solar en India y Salvando el Ártico en Finlandia. Estos, junto con las movilizaciones del año pasado parecen indicar que si está sirviendo de algo y que parte de la población y las administraciones de algunos países se han concienciado de la necesidad de hacer algo para aportar un granito de arena en la lucha contra el cambio climático.

Pero, por otro lado, mi cabeza de cangrejo no deja de darle vueltas a todos esos que se suman a La Hora del Planeta por quedar bien, porque está de moda o incluso por convencer al electorado de que son verdes y están preocupados por el medio ambiente y la sociedad. Por desgracia en este aspecto, entre otros muchos, el Homo sapiens ha demostrado ser bastante hipócrita.

Piensa por un momento en un monumento como la Gran Muralla China. Lleva años apagándose en la hora del planeta, pero luego llega el estreno de una película a nivel mundial y se llena de luces de colorines que pueden verse desde la Estación Espacial Internacional (puede que haya exagerado, pero es para hacerme entender).

¿De qué sirve apagar las luces de Barcelona una hora, si el resto del año el ahorro energético brilla por su ausencia? Imagen: Enhy
¿De qué sirve apagar las luces de Barcelona una hora, si el resto del año el ahorro energético brilla por su ausencia? Imagen: Enhy

Y me dirás: ¡Manu, a los chinos no les importa el medio ambiente, mira cómo tienen Pekín de mierda! Vale, cierto, quedémonos en España. Ciudades como Sevilla, Barcelona y Madrid se suman a La Hora del Planeta apagando las iluminaciones de sus monumentos más importantes. ¿Y qué? Llega la Feria de Abril, Navidad, las fiestas de las ciudades y diversos eventos ante los cuales se iluminan como si fuesen antorchas. Y, por mucho que las luces sean de bajo consumo, nos encontramos ante un desperdicio brutal de energía (sin contar con el derroche que ya se sufre sin necesidad de eventos de este tipo).

Sé que La Hora del Planeta se trata exclusivamente de un gesto simbólico que nace del esfuerzo de muchos por que la gente comprenda y se una a la lucha contra las barbaridades que están haciendo contra el planeta y su propia especie. Pero quizá lo primero que hay que hacer entender es que el cambio climático no se arregla por que apagues la luz un rato en un día señalado. La hora del Planeta son 8760 horas (8784 en 2016), es decir, todo el año. No viviendo a oscuras, sino ahorrando energía a diario con pequeños gestos al alcance de todos.

PUBLICIDAD

Un comentario en “La Hora del Planeta, ¿concienciación o hipocresía?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario