Las consecuencias de viajar en automóvil afectan a más elementos que al medio ambiente como, por ejemplo, a la salud de los más pequeños y de los adultos. Foto: Jochen Teufel.

Cuando conduces parece que sólo gastas combustible, pero en realidad haces estas otras cosas

Las consecuencias de viajar en automóvil afectan a más elementos que al medio ambiente como, por ejemplo, a la salud de los más pequeños y de los adultos. Foto: Jochen Teufel.
Las consecuencias de viajar en automóvil afectan a más elementos que al medio ambiente como, por ejemplo, a la salud de los más pequeños y de los adultos. Foto: Jochen Teufel.

Subirse a un automóvil y arrancarlo para desplazarse a cualquier lugar es lo más habitual para el Homo sapiens. Según me cuentan mis esbirros humanos, en ocasiones es la única manera de desplazarse. Y es que hay muchos municipios de España y de otros países en los que el transporte público es irrisorio. Así que vas en coche o vas en coche. Sin embargo, cuando usas la gasolina o el gasóleo (ambos derivados del petróleo) generas una serie de daños que te perjudican. A continuación este cangrejo te resume las consecuencias de viajar en automóvil.

PUBLICIDAD

1. Estás quemando un combustible finito

Si bien existe una teoría que sostiene que el petróleo no tiene origen fósil y que se genera de manera natural en el manto superior, no quiere decir que sea renovable. Además, es una simple teoría que no se ha podido demostrar.

De todas formas, sea cual sea el origen del petróleo, éste es finito. Ya se que os gusta sobreexplotar los recursos naturales hasta que desaparezcan para luego llorar. Pero no es plan. Es mejor evitarlo.

¡No esperes más para descubrir el origen del petróleo y cómo se hacen la gasolina y el gasóleo!

2. Emites contaminantes a la atmósfera con severas consecuencias

Este punto sale hasta en la sopa. La gasolina contamina y el gasóleo (mal llamado diésel) contamina más. Pero este cangrejo no se limita a repetir este mantra. Te explico cuáles son esas consecuencias y por qué te afectan.

  • Fomentas el efecto invernadero. La emisión de gases como el CO2 o el N2O (uno de los conocidos como NOX) hace que la Tierra acumule más calor del que debe, alterándose el calentamiento global natural. Puede parecer una tontería, pero como siga descontrolado las consecuencias podrían ser devastadoras.
  • Provocas enfermedades respiratorias. Aparte de los gases, se emiten partículas contaminantes como la carbonilla. ¿Y sabes quiénes las sufren más? Los niños. Como cuentan en la Agencia SINC, estas partículas provocan bronquiolitis, neumonía, asma y bronquitis infantil. Como dicen en Los Simpson: niiiiiiños, niiiiños, futuuuuuuuuuro, futuuuuuuro. ¿Realmente quieres que una de las consecuencias de viajar en automóvil sea enfermar inútilmente a tu futuro?
  • Preparas el cielo para la lluvia ácida. Otros gases que salen de la combustión del motor de tu coche generan la terrible lluvia ácida. Quizás tú no la sufras, pero otros seres vivos a cientos de kilómetros sí. No creo que seas suficientemente egoísta como para que te la resbale que otros sufran por tu culpa, así que tenlo en cuenta.
¡Lee ahora qué es la lluvia ácida y cómo se genera!

3. Estás desperdiciando otros recursos

Si crees que los barcos que transportan el petróleo con el que se hace el gasóleo y la gasolina son inocuos, estás en un gran error.
Si crees que los barcos que transportan el petróleo con el que se hace el gasóleo y la gasolina son inocuos, estás en un gran error.

¿Aún crees que la gasolina se crea en el surtidor “como la leche en el brik”? Los procesos de extracción, transporte y tratamiento del petróleo, aparte de la obtención de sus derivados en las refinerías, consumen gran cantidad de recursos. No te creas que es moco de cangrejo traer tantas toneladas y toneladas de crudo desde Arabia Saudí…

El dinero, instalaciones, personal y todos los recursos desperdiciados podrían emplearse en la producción y estudio de energías renovables, más compatibles con el entorno y que también sean más respetuosas con la salud.

4. Contribuyes con los desastres que genera su extracción

Para seguir consumiendo gasolina, gasóleo y otros derivados del petróleo hay que crear nuevos pozos de extracción. Que no son un agujero en medio del desierto. Algunas de las consecuencias de la búsqueda y la explotación de los mismos son:

  • Pérdida y fragmentación de hábitats.
  • Pérdida de cubierta vegetal en las áreas de explotación.
  • Degradación de suelos.
  • Alto riesgo de contaminación de acuíferos y corrientes subterráneas.
  • Pérdida de biodiversidad.

Así que una de las consecuencias de viajar en automóvil es que, sin quererlo, te cargas a muchos seres vivos. Algunos de los cuales son necesarios para la vida humana.

El ártico y el fracking, más problemas

Para lidiar con el agotamiento de los yacimientos, en los últimos tiempos se han llevado a cabo prospecciones en el Ártico con la intención de explotar sus recursos. Por un lado, estas prospecciones y la posible explotación favorecen la pérdida de las masas de hielo. Pero lo más alarmante es un riesgo extremo para la salud.

Según algunos estudios, es posible que con esta manipulación del océano congelado se liberen virus y bacterias congelados en el hielo durante miles de años que pueden ser muy perjudiciales para la salud humana.

Si me pongo a hablar de los desastres que puede generar la fractura hidráulica o el fracking para extraer el petróleo, no acabo en la vida. Lo resumiré con que se trata de una solución que genera demasiados problemas.

5. Das rienda suelta a las desigualdades sociales

Una de las consecuencias de viajar en automóvil toca directamente la fibra sensible. Si eres un Homo sapiens sensible, sabrás de sobra que en los países productores del petróleo las desigualdades sociales están a la orden del día. Muchos alegan que es por motivos religiosos. Pero este cangrejo sabe que todo se resume en codicia. Codicia que estás financiando. Desigualdades sociales que estás financiando. Y, ojo, que esto te puede llegar a tocar directamente a ti.

En el caso de que las cosas no cambien y las reservas de petróleo bajen, el precio de la gasolina y el gasóleo aumentará sin más límites que la codicia de la que te hablo. Y sólo los más adinerados se lo podrán permitir. Esto posiblemente fuerce a que se sustituya por otras fuentes de energía. O no.

¡Un mundo mejor es posible!

Seguramente en este momento te estés sintiendo mal al ver algunas de las consecuencias de tu rutina. Pero este cangrejo no te culpa. Como he puesto al principio, es muy posible que en ocasiones no tengas alternativa. Pero las cosas pueden cambiar si entre todos actuamos juntos. Mi propuesta cangrejil es la siguiente:

  • Una iniciativa empresarial que me fascina es car2go. Combina vehículos perfectos para las ciudades con la idea de compartir recursos y las energías eficientes. Foto: Mariordo.
    Una iniciativa empresarial que me fascina es car2go. Combina vehículos perfectos para las ciudades con la idea de compartir recursos y las energías eficientes. Foto: Mariordo.

    Viajar con cabeza. Está claro que para los humanos el automóvil es y seguirá siendo una manera de desplazarse. No hay que ser drásticos y abogar por eliminarlo. Sin embargo, es imprescindible usarlo sólo cuando hay que usarlo y de la mejor manera posible. Esto implica viajar en uno acorde a las necesidades reales (nada de ir al supermercado con un todoterreno), compartirlo y hacer una conducción eficiente.

  • Mejorar los sistemas de filtrado. Si los fabricantes de coches logran reducir las emisiones de gases y partículas, la transición a otro modelo será más llevadera.
  • Usar fuentes de energía renovables y menos dañinas. Hay que viajar generando los menores impactos posibles en la salud y en el medio ambiente.
  • Reducir las necesidades de transporte. Se ha creado un mundo en el que es casi necesario moverse bastantes kilómetros al día para vivir. Si estas necesidades se reducen, el número de desplazamientos se reducirá y por lo tanto menos impacto se tendrá sobre el medio ambiente.
  • Fomentar el transporte público. Es la manera de viajar más eficiente y segura. Y es que en un tren con buena ocupación hace falta muchísima menos energía por persona para hacer el mismo recorrido que en automóvil. Como cuentan con detalle en Trenvista, un viaje entre Madrid y Sevilla hace que en coche se emitan casi 6 veces más CO2 por viajero que en el AVE.
  • Educar a tus amigos. Podemos llorar y maldecir a Papá Estado de sus malas políticas. Pero en una democracia sois los ciudadanos los que tenéis el poder real. Si el Gobierno no educa, hacedlo vosotros. ¡Así de simple!

¡Tú puedes evitar estas consecuencias de viajar en automóvil!

Si realmente te preocupa este tema y crees que las cosas deben cambiar, ¡ponte pinzas a la obra! Como ya te he dicho, sois los ciudadanos los que tenéis el poder y los que podéis hacer cambiar las cosas. Sé coherente con tus pensamientos, pon en práctica mis consejos y verás cómo las cosas van cambiando.

PUBLICIDAD

Deja un comentario