La deforestación es un serio problema pero no sólo para el medio ambiente. Imagen: Hans Braxmeier

9 consecuencias de la deforestación que no te han contado

Por lo que he visto, muchas personas creen que el principal efecto de la desaparición de los bosques es que se genera menos oxígeno para respirar. Hay quienes hablan de ellos sólo como un pulmón necesario para la vida humana. Si bien esto es cierto, las consecuencias de la deforestación van mucho más allá. Afectan al medio ambiente y a la supervivencia humana de maneras de las que muy poca gente habla y que este cangrejo te cuenta a continuación.

PUBLICIDAD

1. Destrucción de hábitat

Las consecuencias de la deforestación son un serio problema no sólo para el medio ambiente. Imagen: Hans Braxmeier
Las consecuencias de la deforestación son un serio problema no sólo para el medio ambiente. Imagen: Hans Braxmeier

¿Qué pasaría si de repente se derriban todas las casas de una ciudad? La gente se quedaría sin un lugar seguro en el que vivir. Todos quedarían expuestos al mundo exterior y a sus amenazas, enfermedades incluidas. Encima, sólo lo sufrirían los más afortunados ya que, si el derribo se hace sin previo aviso, muchos no tendrían tiempo de escapar.

El ser humano que se autodenomina civilizado ya no vive en árboles, pero muchísimos seres vivos (e indígenas) sí lo hacen. O los necesitan para el día a día. Si los bosques desaparecen, sus habitantes se quedan sin un lugar para vivir.

Pero no sólo eso. Los hábitats que rodeaban a la masa forestal también se ven afectados y pueden degradarse. Quedan más expuestos, los habitantes del terreno deforestado migran, se producen desequilibrios… Y si ese hábitat adyacente es humano, aumentan las reclamaciones porque los animales van a las casas a buscar comida. Tal y como harían esas mismas personas si lo perdieran todo y descubrieran de dónde sacar alimento gratis. Y refugio. Que los animales que se ven forzados a dejar su hogar quedan más expuestos a agentes patógenos o predadores.

Así que cuando se destruye un bosque también se pierde una cantidad más que importante de biodiversidad.

¿No sabes lo importante que es la biodiversidad para la vida en el planeta? Te lo cuento en este artículo.

2. Alteraciones en el clima local

Las masas forestales intervienen en el clima de la zona. Mantienen la temperatura local constante y amortiguan las grandes variaciones de temperatura. Todo gracias a que la vegetación es capaz mantener la humedad ambiental. Por lo tanto, la deforestación favorece las temperaturas extremas además de disminuir la cantidad de precipitaciones.

3. Sequía

La vegetación, especialmente los bosques, influye en el ciclo del agua. Las hojas de los vegetales no sólo absorben y desprenden gases durante la respiración; también transpiran. Vamos, que sudan como los humanos. El agua que queda en la superficie de las hojas debido a esta transpiración se evapora, creando un fenómeno llamado evapotranspiración. Y, por supuesto, el agua evaporada pasa a la atmósfera siguiendo el ciclo del agua.

Una de las consecuencias de la deforestación es que se impide este paso del ciclo, además de la retención del agua en los suelos por medio de las raíces. Consecuencia final: sequía.

4. Contribuyen al calentamiento global

Como he dicho antes, las hojas absorben gases, CO2 para ser exactos, durante el proceso de fotosíntesis. Una parte de este CO2 volverá a la atmósfera por el proceso de respiración celular, pero otra parte se transforma en compuestos orgánicos que permanecerán en la planta. Es por ello que se considera que los bosques son sumideros de carbono.

¿Quieres saber más acerca de los sumideros de carbono? ¡Te lo dice Manu!

Si las masas vegetales desaparecen dejará de almacenarse parte del CO2 procedente de la atmósfera, contribuyendo así al cambio climático antropogénico. En definitiva, a más deforestación más calorcito en verano. Y otros efectos mucho más desagradables.

Te interesará saber que el cambio climático es un proceso natural, pero que el ser humano lo modifica con sus acciones.

5. Los suelos quedan afectados

La atmósfera no es la única afectada. Los suelos también sufren a causa de la deforestación. La pérdida de la cubierta vegetal implica la perdida de la capa de humus que recubre el suelo. Sin la capa de humus, el suelo no obtiene los nutrientes ni la humedad necesarios para mantener la vida en él. Así nacen los desiertos.

La perdida de vegetación además favorece la erosión, tanto por el viento como por el agua, y la compactación de la capa superior del mismo.

6. Inundaciones, la menos conocida de las consecuencias de la deforestación

Por un lado, esta compactación de los suelos provoca que el agua no se filtre. En otras palabras, se le pone un impermeable al suelo que causa que no se rellenen los acuíferos y varíen los niveles freáticos. A causa de esta impermeabilización aumenta el riesgo de inundaciones, siendo además más catastróficas. Esto lo saben muy bien en Latinoamérica, como relatan en El País.

Por otro lado, los materiales erosionados por la escorrentía superficial son depositados en cauces de ríos y lagos provocando su colmatación (cuando la cuenca acaba llena de materiales que impiden el paso del agua). Por si esto fuera poco, el riesgo de que las aguas se contaminen a causa de los materiales que se transportan es alto.

7. Deforestación = Pérdida de recursos

Sin árboles no hay madera, papel o frutas, eso está claro. Pero si desaparece un bosque, desaparecen otros muchos recursos. Por ejemplo, la industria farmacéutica obtiene muchas de sus materias primas de animales y plantas procedentes de bosques. Existen otras muchas industrias que dependen de la biodiversidad que desaparece como una de las consecuencias de la deforestación.

Por eso es importante hacer una gestión sostenible de los bosques, que permita extraer bien todos sus recursos sin causar efectos sobre el medio ambiente y la salud.

8. Impacto en el paisaje

A los humanos os gusta mucho disfrutar de una vistas bonitas o pasar un día paseando por un bosque. Es por ello que la deforestación implica que se pierda el valor de ocio y paisajístico de la zona. ¿Pudiendo disfrutar de las vistas de un frondoso bosque quién querría ver un paisaje árido a causa de la perdida de la masa forestal?

Basta con recorrerse España para ver cómo las consecuencias de la deforestación en el paisaje. Aunque parece poco probable que en tiempos inmemoriales una ardilla pudiera cruzar España entera saltando de árbol en árbol, lo cierto es que hace siglos había más masa forestal que ahora. La buena noticia es que, como afirma TVE, la Península Ibérica tiene cada vez más bosques. Al final, la naturaleza siempre reconquista lo que es suyo.

9. La deforestación afecta a la salud

Se ha demostrado que la deforestación afecta a la salud humana. Favorece la aparición de enfermedades respiratorias como el asma o las bronquitis.

Pero un bosque no sólo genera un entorno más saludable a nivel físico, que parece que es lo único que importa. A nivel mental se ha visto que las zonas verdes mejoran el ánimo, disminuyen el estrés y los paseos por ellas estimulan la memoria. Así que su desaparición influye en el bienestar del Homo sapiens en general.

¿Son necesarias mas razones para evitar la deforestación? Una correcta gestión de los bosques a nivel global puede evitarnos muchos problemas a todos los seres vivos que habitamos en la Tierra.

PUBLICIDAD

Deja un comentario