Estas orugas van de procesión, pero no os equivoquéis, no son penitentes ni llevan pasos de Semana Santa. Imagen: Franz Xaver

Procesionaria del pino, polilla penitente

Con la llegada de la Semana Santa, merece la pena hablar de las especies que viven su particular procesión. Esta semana os traigo una  que además es también una plaga de lo más desagradable: la procesionaria del pino.

PUBLICIDAD

Oruga vs. pinos, lucha por la supervivencia

La Thaumetopoea pityocampa, como la llaman los científicos, es una polilla que en estado adulto apenas dura dos días, lo suficiente para aparearse, pero para vosotros es mucho más conocida en su estado larvario, cuando son orugas procesionarias.

Pocos humanos conocen la apariencia de las procesionaria del pino en su estado adulto. Imagen: Alvesgaspar
Pocos humanos conocen la apariencia de la procesionaria del pino en su estado adulto.
Imagen: Alvesgaspar

Esta especie es típica de pinares del área mediterránea y Europa del centro aunque también puede encontrase en cedros y abetos de forma menos frecuente. A las orugas procesionarias se las considera plaga, ya que siendo larva devoran las acículas o brotes jóvenes de los árboles en los que viven, pudiendo llegar a provocar la pérdida de las hojas del árbol y en ocasiones extremas hasta su muerte.

Pero esto no es lo único; en lugares poblados es además un riesgo para la salud pública. Los pelillos del último estado larvario, que son como arpones, provocan urticaria y procesos alérgicos en humanos. En un principio, la mayor parte de los animales sufren los mismos síntomas; pero hay casos más graves. Por ejemplo, los perros que ingieren o inhalan estos pelos pueden presentar necrosis y problemas respiratorios (qué majas las orugas, si te descuidas te quedas sin mascota…).

Estas orugas van de procesión, pero no os equivoquéis, no son penitentes ni llevan pasos de Semana Santa. Imagen: Franz Xaver
Estas orugas van de procesión. Pero no os equivoquéis, no son penitentes ni llevan pasos de Semana Santa.
Imagen: Franz Xaver

Procesiones sin paso y sin saetas

La procesionaria del pino tiene el ciclo típico de los lepidópteros, pasando por las siguientes fases: embrión o huevo, larva u oruga, pupa e imago o adulto.

Las puestas se realizan durante los meses de verano, finales de julio y agosto; las hembras ponen los huevos sobre las acículas de los pinos y las envuelven en seda. Las larvas del primer estadio comienzan a salir en septiembre cuando las orugas pasan por otros 4 estadios larvarios antes de bajar al suelo y transformarse en pupa.

Procesionarias del pino inmersas en la elaboración de los bolsones en los que pasarán el invierno. Imagen: Ferran Pestaña
Procesionarias del pino inmersas en la elaboración de los bolsones en los que pasarán el invierno.
Imagen: Ferran Pestaña

Es durante su tercera fase de larvas cuando las propias orugas forman esos desagradables bolsones en los árboles, similares a piñatas de mala calidad, que utilizaran para protegerse del frío del invierno.Entre finales de febrero y principios de abril es cuando salen de procesión, sin pasos, saetas ni penitentes, con el único objetivo de repartir urticaria por el mundo. Descienden de sus piñatas…digo bolsones en fila de a uno guiados por una hembra (que ya podía llevarlos a un precipicio), para enterrarse en en suelo y formar las pupas, que también son urticantes (festival del picor, ¡viva!). Los adultos de la procesionaria del pino saldrán del suelo en agosto y septiembre reiniciando así el ciclo.

¿Cómo deshacerse de la procesionaria del pino?

Lo ideal sería que sus propios depredadores se deshiciesen de ellas (sí, hay animales capaces de comerse a estos desagradables bichos). Los más temidos por estas orugas son los carboneros, herrerillos, urracas y cuervos; algunos insectos como hormigas, cigarras y avispas, y algún que otro parásito.

Sin embargo los humanos, en lugar de aprovecharos de los depredadores naturales, habéis desarrollado otro tipo de métodos para deshaceros de esta plaga:

  • Métodos físicos. Eliminación de los bolsones.
  • Métodos químicos. Fumigación en fases larvarias.
  • Métodos biológicos.Utilización de feromonas para capturar machos.

Así que ya sabéis: aunque la procesionaria del pino sea un incordio, es relativamente fácil no tenerla demasiado cerca.

PUBLICIDAD

Deja un comentario