La avispa asiática es la pesadilla de las colmenas. De todos los invasores que he hablado esta es de lo peor. Imagen: Danel Solabarrieta

La aterradora expansión de la avispa asiática

Desde su llegada a España, la avispa asiática se ha adaptado de maravilla y reproducido de manera imparable en nuestro territorio, llegándose a retirar unos 7 nidos diarios en Guipúzcoa. Hoy te hablo de este insecto que está poniendo en jaque a las colmenas francesas, portuguesas y españolas.

PUBLICIDAD

Los viajes de la avispa asiática

La Vespa velutina se encontró en Europa por primera vez en Francia en 2005, donde se expandió de manera imparable hasta estar presente en 55 de los 101 departamentos de este país (lo que vienen siendo algo así como las provincias de aquí). En 2010 se la encontró Navarra y Guipuzcoa, y a partir de entonces ha empezado a colonizar el norte peninsular llegando hasta Portugal. Se cree que una de las razones de su llegada a Europa y su rápida expansión se debe al trafico de mercancías (las muy caraduras viajan de gratis en camiones).

Los nidos de la avispa asiática pueden compararse con una megalópolis humana. Imagen: Père Igor
Los nidos de la avispa asiática pueden compararse con una megalópolis humana.
Imagen: Père Igor

Una vez la reina se ha instalado y formado su colonia, que puede llegar a tener hasta 1.700 individuos, su invasión está prácticamente hecha. Las reinas que sobreviven al invierno salen del nido en la primavera siguiente para formar los suyos propios y así sucesivamente.

Para identificar a la avispa asiática sólo te diré que se trata de la prima siniestra de las avispas europeas: su cuerpo, de entre 18 y 43 mm, es mayoritariamente negro o marrón muy oscuro. Posee tres bandas amarillas en el abdomen, dos estrechas y una más ancha, el final de sus patas también es amarillo y su cara es de un naranja o amarillo oscuro. Sus nidos también son muy característicos ya que son enormes, de unos 40 cm de diámetro (tiene sentido con ese número de individuos viviendo en ellos), y no se observan celdas en el exterior como ocurre con otras avispas.

Una terrible amenaza para las abejas

Por si la población mundial de abejas no estuviese ya lo suficiente en peligro, a amenazas como los pesticidas o el cambio climático se le suma la avispa asiática. Este invasor oriental trae de cabeza a los apicultores ya que donde mayor impacto causa es en las colmenas de Apis melifera debido a su agresividad (4 avispas asiáticas pueden acabar con una colmena entera en menos de una semana, terrorífico).

La avispa asiática es la pesadilla de las colmenas. De todos los invasores que he hablado esta es de lo peor. Imagen: Danel Solabarrieta
La avispa asiática es la pesadilla de las colmenas. De todos los invasores de los que he hablado ésta es la peor.
Imagen: Danel Solabarrieta

Los adultos de avispa asiática se alimentan de néctar, pero las larvas y ejemplares jóvenes son carnívoros. Los adultos se encargan de cazar todo tipo de insectos, principalmente polinizadores e insectos sociales (avispas, hormigas, termitas, abejas, etc.) para alimentar a sus crías, que son muchas, lo que supone un gran impacto a la diversidad.

Para el ser humano, descartando el tema económico de las colmenas, no resulta una amenaza y apenas es agresiva (les debéis caer mejor que las pobres abejas). Su picadura puede resultar un poco más dolorosa que la de la Vespa cabro, pero sólo en caso de alergias puede causar problemas graves.

La única manera de deshacerse de la avispa asiática es mediante el uso de trampas para las reinas o bien eliminando los nidos (siempre deben hacerlo profesionales) ya que en nuestro país carece de depredadores naturales.

Abejas de España vuestra lucha es la mía: ¡Charlie the Mudbug go…! Digo ¡Avispa asiática, go home!

PUBLICIDAD

Un comentario en “La aterradora expansión de la avispa asiática

Deja un comentario