Aquí está la personificación de la maldad repartiendo peste por dónde va. Imagen: MikeMurphy

Especies invasoras, ¿quién tiene la culpa?

Pido disculpas por la inocentada del lunes; el bastardo de Charlie the Mudbug tomó el control del blog cuando estaba echando una cabezadita en mi cueva. A pesar de todo, y como estamos en estas fechas, nos hemos dado una tregua y he decidido  que el post de hoy va dedicado a las especies invasoras. Sin rencores.

PUBLICIDAD

1000 maneras de introducir una especie invasora

Mírale bien, ¿con esas pinzas tan enclenques crees que puede cruzar un océano? Imagen: MikeMurphy
Mírale bien, ¿con esas pinzas tan enclenques crees que puede cruzar un océano? Imagen: MikeMurphy

Me he quejado miles de veces acerca de que el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) destruye los hogares de los mios y compite con nosotros por los recursos; pero cuando me he parado a pensar en por qué está aquí he podido ver las cosas desde un punto de vista totalmente diferente. Un cangrejo de río, por muy americano que sea, no cruza el Oceánico Atlántico solito en busca de aventuras (eso es algo típico de los humanos). De forma que los culpables seguís siendo los mismos de siempre: los Homo sapiens.

Alimentación

Como declararon los científicos del CSIC (aunque no estoy de acuerdo con ellos, exijo más investigación), mi especie (Austropotamobius pallipes) no es nativa de la Península Ibérica. Se supone que llegamos aquí porque a Felipe II le gustaron los cangrejos que se comían en la corte Italiana y pidió un envío para poblar las aguas continentales españolas.

Pues bien, aunque les escueza a algunos (en especial a servidor), por desgracia Charlie y sus secuaces rojos llegaron a España por una razón similar: el número de cangrejos nacionales estaba disminuyendo de manera dramática (es lo que tiene cuando llenas las aguas de mierda) y la gente quería seguir comiendo cangrejos. De esta forma, en lugar de obligar a reducir el consumo de mi especie, limpiar las aguas o bien criarnos por medio de acuicultura (aunque la idea me de escalofríos) las mentes privilegiadas de la época decidieron introducir una nueva especie.

Lujo para vestir

Los visones americanos no dejaron el Nuevo Mundo por que quisieron. Imagen: Nordelch
Los visones americanos no dejaron el Nuevo Mundo por que quisieron.
Imagen: Nordelch

Pero los cangrejos no somos los únicos. El visón europeo (Mustela lutreola) se ha visto amenazado a causa del americano (Neovison vison), pero ¿cómo pasa un visón de un continente a otro y más si está separado por una masa enorme de agua? En este caso esta especie se introdujo para la industria peletera (que digo yo; si esto no es el Polo Norte, ¿para qué pinzas quiere un español un abrigo de pieles?). Los escapes de las granjas de cría y las sueltas a propósito, hechas por supuestos ecologistas que querían cuidar del medio ambiente y proteger a los animales, pusieron en peligro a la especie nativa y a su hábitat.

Quiero una mascota exótica

Ardilla Gris de las Carolinas es una de las especies invasoras a causa del trafico como mascota.<br /> Imagen: Jim
Ardilla Gris de las Carolinas es una de las especies invasoras a causa del trafico como mascota.
Imagen: Jim

La industria alimentaría y la peletera no son las únicas causantes de la entrada de especies invasoras en España. ¿Cómo llegaron los mapaches (Procyon lotor) a la Sierra de Madrid o las Cotorras a los parques y jardines de la mayor parte de las ciudades nacionales? ¿Cómo llegó la ardilla gris de las carolinas a amenazar a la ardilla roja nacional? Simplemente por capricho. Por el capricho de un ser humano al que le pareció bien tener una de estas especies invasoras en su casa como mascota y, obviamente, una empresa pensó en lo lucrativo que era conseguir estos animales para su venta.

Especies invasoras en el jardín

Lo mismo que ha ocurrido con las mascotas ocurre también en jardinería. El jacinto de agua (Eichhornia crassipes) llegó aquí cómo una planta ornamental para acuarios y estanques. Ahora es un problema a nivel nacional, al igual que la falopia japonesa (Fallopia japonica) que puede verse en jardines en muchos lugares de Europa.

Sin prevención pasa lo que pasa…

El picudo rojo está en España a causa de la importación de mercancías sin control.<br /> Imagen: Marco Petrotta
El picudo rojo está en España a causa de la importación de mercancías sin control.
Imagen: Marco Petrotta

Otras especies invasoras cómo el mosquito tigre, el mejillón cebra, el picudo rojo e incluso hongos causantes de enfermedades como la grafiosis de olmo (Ophiostoma ulmi), han sido introducidas a causa del descuidos por no llevar un correcto control de las mercancías que se importan o no proceder a una exhaustiva limpieza de barcos, camiones o contenedores que albergan estas mercancías.

Después de todo esto, solo me queda decir algo en favor de Charie: él no llegó aquí por que quisiese, sino por que el Homo sapiens quiso. Así que muchos deberían plantearse, en lugar de echarse las manos a la cabeza cuando nos encontramos con nuevas especies invasoras, pensar por qué están aquí.

PUBLICIDAD

Deja un comentario