Rana africana de uñas negras mirando fijamente a su próxima presa. Foto: Ben Rschr

La rana africana de uñas, el invasor más feo

Hay animales que, aparte de horríblemente feos, son muy dañinos para los ecosistemas, especialmente si se trata de una especie invasora que se come todo lo que tiene a su alcance. Es el caso de este bichejo, siempre disfrazado para Halloween, que bien podría ser declarado el feo de la semana: la rana africana de uñas.

PUBLICIDAD
La rana africana de uñas, cómo podéis ver, es un firme candidato a feo de la semana. Foto: Brian Gratwicke
La rana africana de uñas, cómo podéis ver, sería un firme candidato a feo de la semana si estuviese en peligro de extinción.
Foto: Brian Gratwicke

La rana africana de uñas, competencia de ClearBlue

La Xenopus laevis, cómo la llaman los científicos, es una especie de rana originaría del centro y sur de África. Actualmente se la ha declarado especie invasora no solo en algunos países de Europa, sino en casi todo el continente americano. Y os preguntareis ¿cómo una rana ha podido cruzar el Atlántico (o el pacífico, según cómo lo veáis)? Pues existen varias teorías.

La primera es que sucediese lo mismo que con tantas otras especies: un humano decidió que era una buena mascota y se llevó a la rana africana a ver mundo (y colonizarlo). Pero también es posible que se escapase de los laboratorios humanos durante los años 40 y 50, ya que esta particular rana se utilizaba en pruebas médicas.

Y aquí de nuevo os surgirá otra pregunta: ¿qué pruebas médicas se hacen con una rana? Venga que no es tan difícil chicos… ¡¡La rana africana de uñas es la que se usa para el mítico test de embarazo!! (por lo que he oído por ahí, ahora la especie ha desarrollado una extraña aversión a las embarazadas humanas…).

Por mucho que lo pienso sigo sin entender cómo hay humanos a los que les gusta esta rana. ¡Parece un sapo atropellado y además no tiene lengua! ¿No será mejor tener un cangrejo ibérico de río? Somos un poco más monos que ellas y no destrozamos los hogares de otros (Y personalmente, yo también tengo ganas de ver mundo. A veces me dan ganas de colonizar América y devolverle la jugada a Charlie, para que vea lo que se siente).

Gula y lujuria a partes iguales

La rana africana de uñas vive en charcas, lagos y ríos con poca corriente dónde haya vegetación en las orillas para poder esconderse. Tiene las uñas negras en las patas traseras ya que con ellas escarba en el fondo para esconderse (ya podía limpiárselas de vez en cuando, ¡arg!) y cazar a sus presas desprevenidas (todavía no sé como lo hace sin lengua). Se alimenta de todo bicho viviente, la da igual que sean gusanos, insectos, arañas, pequeños peces e incluso algún crustáceo (sería de agradecer que antes de que la deporten se zampe a unos cuantos mini-Charlie y minisecuaces).

Rana africana de uñas negras mirando fijamente a su próxima presa. Foto: Ben Rschr
Rana africana de uñas negras mirando fijamente a su próxima presa. Bien pensado tiene un aire como de pocas luces, ¿no?
Foto: Ben Rschr

Estas ranas, que viven marginadas unas de otras, no serían un gran problema si no comiesen cómo si no hubiese mañana y se reprodujesen de la misma forma (pueden tener hasta 4 puestas al año sin importar la época). Además se adaptan de manera asombrosa casi a cualquier ambiente (¿porqué no las envían al polo a ver si viven igual de bien?). Pero estos no son los únicos problemas que dan estos bichejos guapos de cara a la pared. Al igual que Chalie the Crab y compañía son portadoras de un hongo que afecta a otros anfibios provocando daños en las membranas de la piel y la boca.

Por el momento parece que España no tiene un plan para evitar que la rana africana de uñas se extienda como la peste. Así que esperemos que los humanos que tengan estas mascotas las cuiden correctamente y no las dejen tiradas cuándo se cansen de ellas.

Saludos desde mi refugio de invierno y hasta la semana que viene.

PUBLICIDAD

Deja un comentario