Bosque de pinsapo de la Sierra de las Nieves

El pinsapo, er abeto andalú

Esta semana voy a hablaros de una planta, el pinsapo, porque no sólo los animales estamos en peligro. Y porque de hecho, muchos animales viven y se alimentan de ellas (aunque las plantas son un poco sosas porque no hacen nada, también tienen derecho a vivir, pobrecillas).

PUBLICIDAD

El pinsapo, un árbol antiguo y único en el mundo

Pinsapar de la Sierra de las Nieves
Bosque de pinsapo de la Sierra de las Nieves
Imagen: rjime31

El pinsapo es una especie de abeto, llamado por los científicos humanos Abies pinsapo. Al parecer hay pinsapos en la Península desde la última glaciación, y sus individuos pueden vivir hasta 360 años (muchísimos años en edad cangrejil). En la actualidad sólo quedan pinsapos silvestres en la Serranía de Ronda y al Norte de Marruecos, lo que los hace únicos en el mundo.

Los humanos lo utilizáis en vuestros jardines por su porte. Puede llegar a medir hasta 30 metros (es enooorme en comparación con nosotros los cangrejos), y tiene una copa cónica como la de los demás abetos, algo que a vosotros parece encantaros. Es un árbol de hoja perenne y algunas de ellas pueden durar hasta 10 años en sus ramas.

No podemos negarle al pinsapo que gana con los detalles, aunque con una buena cámara todos somos guapos...
No podemos negarle al pinsapo que gana con los detalles, aunque con una buena cámara todos somos guapos… Foto: jacinta lluch valero.

En estado silvestre parece haber menos de un millón de pinsapos maduros que están distribuidos en tres áreas diferentes entre las provincias de Málaga y Cádiz. En cuanto a sus preferencias, al pinsapo le gusta vivir en las montañas entre los 900 y los 1600 metros, aunque se encuentra más cómodo entre los 1000 y 1200 metros. Donde los bosques de pinsapo son menos densos, suelen compartir territorio con otros árboles como quejigos, arces o pinos. Prefieren las laderas que dan al Norte, pero son los abetos que mejor soportan zonas soleadas.

Al vivir en la montaña soportan temperaturas bastante frías en invierno y no demasiado cálidas en verano (gente rara, con lo que me gusta a mí el calorcito). Les gusta mucho la lluvia, aunque son resistentes a periodos de sequía.

Y después de haberos hecho una descripción digna de un perfil de eDarling (parece que le estoy buscando novia), os cuento por qué el pinsapo se encuentra actualmente en peligro.

El fuego, el peor enemigo del pinsapo

Como siempre, los humanos no habéis ayudado mucho en la evolución de esta especie. Usabais su madera para la construcción, pero dejásteis de hacerlo, lo cual os absuelve parcialmente.

El mayor riesgo para los pinsapos son los incendios, especialmente en estos periodos en los que las sequías son cada vez más frecuentes. A esto hay que sumar el daño de las polillas Dioryctria aulloi y el escarabajo Cryphalus numidicus, que devoran el tronco y las ramas de los pinsapos matándolos. Y por si fuera poco también sufren el ataque de hongos.

Por esto último me solidarizo con el pinsapo, porque sé de primera mano cómo un hongo puede destruirte la vida. Un hongo traído por una alimaña. Una alimaña roja sin corazón. El maldito Charlie. Lo siento, que todo me recuerda al cangrejo americano que me hace la vida imposible. Empiezo a ver todo rojo y no puedo pensar. Pero sigamos con el pinsapo.

No todo son malas noticias para nuestro amigo árbol, ya que se han desarrollado planes por la Junta de Andalucía para la protección del pinsapo y de su entorno y se han realizado algunas repoblaciones que en los últimos 15 años han hecho crecer a la población ligeramente a pesar de los incendios.

Si las cosas siguen así seguro que nuestro colega con raíces sale adelante. Y Manu contento :).

PUBLICIDAD

Un comentario en “El pinsapo, er abeto andalú

Deja un comentario