Flor de la centaura con un poco más de detalle. Imagen: lamadreñacaleyera

Centaura, una flor que desaparece de Somiedo

Esta semana os quiero presentar a la centaura de Somiedo. Como dije cuando hablamos del pinsapo, aunque no gruñan ni se quejen, las plantan también tienen que ser defendidas (de hecho con más razón ya que el humano tiende a ignorarlas más que a nosotros los animales). Debo recordaros que las plantas son el alimento o el hogar de muchos animales, por  lo que si cuidáis a las plantas nos cuidáis a todos.

PUBLICIDAD

La centaura, una flor asturiano-leonesa

Grupode Centauras de la Cordillera Cantábrica. Imagen: César
Grupo de centauras de la Cordillera Cantábrica.
Imagen: César

Llamada por los científicos Centaurium somedanum, esta pequeña flor es un endemismo de la cornisa cantábrica. Sus actuales 16 poblaciones se encuentran repartidas entre las provincias de Asturias y León.

Como se puede deducir por su hábitat, a la centaura le gustan las zonas húmedas y frías, con suelos y aguas ricos en carbonatos (como cangrejo de río no acabo de pillarle el gusto a los carbonatos, hacen que el agua me sepa rara) y como podéis suponer, son aficionadas a las alturas: se las puede encontrar entre los 640 y los 1700 metros. En cuanto a la luz que necesitan, pueden vivir a pleno sol pero también en zonas de umbría entre musgos.

La centaura es una planta perenne no muy grande que puede llegar a los 10 cm de altura formando sus hojas una roseta de entre 2 y 4 cm. Da flores a partir de su segundo año de vida, en el periodo comprendido entre junio y septiembre. Son bastante bonitas (eso a los humanos os suele gustar, ¿no?) de un color rosado o púrpura y se encuentran en 2 o 4 ramilletes de 2 o 3 flores cada uno. Las flores de la centaura son hermafroditas, por lo que pueden auto-fecundarse o bien fecundar otras flores por medio de insectos (por eso son tan importantes las abejas y otros bichos, cómo vosotros los llamáis).

Flor de la centaura con un poco más de detalle. Imagen: lamadreñacaleyera
Flor de la centaura con un poco más de detalle.
Imagen: lamadreñacaleyera

Las semillas suelen dispersarse por el aire o bien por el agua, aunque también pueden usar animales como medio de transporte (dado que las pobres no pueden moverse, tienen que recurrir a lo que les pase por delante en ese momento). Estas semillas germinan tres meses después de que acabe el invierno (normal, con el frío que hace en la cordillera Cantábrica, a mi se me helarían las pinzas).

Muy pocas centauras, y muy dispersas

Como os he comentado antes, sólo hay 16 poblaciones de centaura en España. Cada población cuenta con unos 500 ejemplares y están bastante aisladas entre ellas. Es por eso que esta pequeña planta está considerada como vulnerable según la lista roja de la UICN.

Las principales amenazas de esta bonita flor son principalmente de origen humano:

  • Conservación de las aguas. Los problemas son los cambios en los cauces de los ríos, la contaminación y la desecación de algunas zonas.
  • El sobrepastoreo. Un exceso de ganado, a parte de comerse a las centauras, puede producir la degradación del suelo además de pisar las plantas que no hayan sido comidas.
  • Los hábitats fragmentados.Las pequeñas poblaciones y se dispersión dificultan la reproducción de la centaura además de disminuir la variabilidad de genes (el “todo queda en casa” no es algo positivo cuando se trata de genética).

Actualmente no se ha elaborado ningún plan de conservación, las autoridades sólo han recomendado la vigilancia de las poblaciones. De todas formas, la mayoría de las poblaciones se encuentran dentro del Parque Natural de Somiedo, que también es Reserva de la Biosfera. Además tengo que destacar que se conservan semillas de todas las poblaciones en los bancos de germoplasma del Jardín Botánico Atlántico y del Centro Hispano-Luso de Investigaciones Agrarias (CIALE).

Esperemos que no tengamos que recurrir a los bancos de semillas para ver centauras de Somiedo. Saludos cangrejiles y hasta la semana que viene.

 

PUBLICIDAD

Deja un comentario