La ardilla de las Carolinas, como buena yanki, sabe jugar al fútbol americano. Como se aprecia en la imagen, entrena siempre que puede.

La ardilla de las Carolinas, amenaza hooligan

Como ya sabéis, habitualmente escribo sobre especies en peligro, pero de vez en cuando también es necesario centrarse en especies invasoras concretas que acaban robándonos nuestras casas y nuestro alimento (sí, como Charlie y sus secuaces yankis). Esta semana voy a hablaros de un roedor que puede parecer adorable, pero que da problemas allá a dónde va: la ardilla de las Carolinas.

PUBLICIDAD
Ardilla de las Carolinas poniendo su mejor cara para que no veamos su negro corazón.
Ardilla de las Carolinas poniendo su mejor cara para que no veamos su  negro corazón.
Imagen: Jim

La ardilla de las Carolinas, otro invasor llegado de América

La Sciurus carolinensis, su nombre científico según los humanos, es una especie procedente de los Estados Unidos (como cierta alimaña roja que no quiero mencionar). Ante esto puede que os preguntéis cómo ha llegado esta ardilla hasta España, porque nadando ya os digo yo que no ha sido. La respuesta es sencilla y, una vez más, vosotros tenéis mucho que ver: este adorable roedor se ha puesto de moda como mascota entre los humanos. A bote pronto no parece un gran problema y de hecho, podría aceptarse si se quedase metidita en su jaula, pero el problema está en las ardillas que se escapan o aquellas que se sueltan a causa de la irresponsabilidad de sus dueños.

Vosotros pensaréis “Bah, es sólo una ardilla”, pero se lo podríais comentar a la pobre ardilla roja (la que está sufriendo las consecuencias), a ver qué opina. No en vano, la ardilla gris de las carolinas está considerada como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Dentro de Europa ya ha causado estragos en Italia y Reino Unido, donde las ardillas rojas prácticamente han desaparecido.

Cómo serán que hasta Chip y Chop las odian…

Chip y chop acabando con toda la comida de la ardilla de las carolinas
Chip y chop acabando con toda la comida de la ardilla de las Carolinas.

Los estragos de la ardilla hooligan

El problema principal es que esta ardilla gris trae consigo un virus mortal para la ardilla roja europea (el parapoxvirus), al que ella es casi inmune (otra apestada como los cangrejos americanos). Pero no penséis que se trata de un peligro sólo para la raza europea: también compite por el territorio y los alimentos con los ratones de campo, los topillos y con los lirones. Y por si fuera poco esta miserable ataca los nidos de los pájaros. Además causa problemas terribles en álamos y otros árboles, tanto en plantaciones como en bosques, ya que tienen la mala costumbre de arrancarles la corteza y destrozar las ramas y los brotes nuevos. Vamos, que es sin dudala hooligan de las ardillas, una joyita.

La ardilla de las Carolinas, como buena yanki, sabe jugar al fútbol  americano. Como se aprecia en la imagen, entrena siempre que puede.
La ardilla de las Carolinas, como buena yanki, sabe jugar al fútbol americano. Como se aprecia en la imagen, entrena siempre que puede. Foto: Peter Trimming.

Por el momento en España no hay ningún plan de control para la ardilla de las Carolinas. Esperemos que pronto puedan deportarla a América antes de que cause más problemas a los roedores autóctonos y destroce más bosques (y si es posible, que se lleven a Charlie y sus colegas en el mismo vuelo).

Me cuesta entender por qué los humanos tenéis estos seres como mascotas, siendo los cangrejos ibéricos mejores compañeros,pero en cualquier caso, a todos aquellos que tengáis a estas ardillas en vuestras casas: ¡acordaos de cerrarle bien la puerta de la jaula!

Nos vemos la semana que viene.

PUBLICIDAD

Deja un comentario